Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LETRAS PRESENTA EN VALENCIA "TIERNOS Y TRAIDORES"

Susana Fortes relata la tragedia del amor equivocado en su último libro

Una mujer vuelve a encontrarse con sus dos amigos de la adolescencia 18 años después de la tragedia que desencadenó un profesor de Literatura y que cambió sus vidas. La escritora gallega afincada en Valencia Susana Fortes no quiere desvelar la trama de su última novela pero da una pista sobre la historia que narra a tres voces: "Quien no se ha enamorado de la persona equivocada es que no se ha enamorado". Tiernos y traidores (Seix Barral) fue presentada ayer en la FNAC de Valencia.

Tras relatar una esquiva relación de amor desde la perspectiva de una mujer en ciudades como Lisboa y La Habana en Querido Corto Maltés (premio Tusquest de nuevos narradores) y abordar el síndrome del regreso de un periodista que vive el conflicto de los Balcanes en Las cenizas de la Bounty, Susana Fortes se ha sumergido en el mundo de la adolescencia, en el que se mezclan, "con tintes de escándalo", la iniciación sexual, la transgresión y la desigualdad. Pero es quizá el más adulto "el personaje más frágil emocionalmente", añade la escritora y profesora de Historia en un instituto de Valencia. La mayor dificultad con que se ha enfrentado la escritora (Pontevedra, 1959) ha sido trenzar las voces de los tres amigos sin caer en reiteraciones y dándole a cada uno el lenguaje y el aliento que corresponde a su personaje. "Inés es reflexiva y nostálgica; Martín tiene los pies en la tierra y Byron es ácrata y vehemente", comenta. Cada uno de ellos presenta los hechos desde su punto de vista y así se van conociendo todos los pormenores de la tragedia hasta su final. Con abundantes citas cinematográficas, la atmósfera y los personajes de Tiernos y traidores guardan similitud con novelas como Les enfants terribles, de Jean Cocteau, o películas como Jules et Jim, de François Truffaut, según le han comentado, entre otros, Pere Gimferrer. Fortes dice que recibe muchas influencias de las que no es consciente. Cuando escribe no tiene un plan preconcebido. Sabe la estructura que quiere pero desconoce cómo va a desarrollarse la acción. "Necesito también que haya algún tipo de incógnita y que la historia me tenga enganchada", explica. Para su última novela, que presentó ayer la editora Rosa Serrano, se ha intentado poner en la piel de sus personajes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1999