Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno envía al fiscal las palabras de Otegi en las que acusó al Estado de matar a Geresta

El Gobierno considera que en las declaraciones de varios dirigentes de HB tras la muerte del presunto miembro del comando Donosti de ETA José Luis Geresta, Ttotto, puede haber materia penal. Enrique Villar, delegado del Ejecutivo en Euskadi, ha enviado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, por si fueran constitutivas de delito, las manifestaciones que hicieron el domingo los portavoces de HB, Arnaldo Otegi y Joseba Permach, que calificaron la muerte de Geresta de "asesinato" y "crimen de los aparatos del Estado". Otegi insistió ayer: "Vivimos en un Estado criminal y terrorista".

Arnaldo Otegi mantuvo sus palabras durante los actos de homenaje al supuesto etarra, en su localidad natal de Zizurkil (Guipúzcoa), y agregó: "Los perros españoles han matado a Ttotto" .Villar también envió al ministerio público las declaraciones efectuadas por Nagore Irastorza, responsable de la asociación de familiares de presos Senideak, la pasada semana en una rueda de prensa en San Sebastián, en la que advirtió de que su agrupación y las Gestoras pro Amnistía "continuarán presionando" a los partidos "españolistas". Y añadió que dos detenidos en la operación policial que incluyó el registro de la sede donostiarra de HB permanecían incomunicados "para esconder las secuelas de las torturas que están sufriendo".

Mientras los partidos de Lizarra (PNV, EA, HB e IU) discutirán hoy la posible convocatoria de movilizaciones por la muerte de Geresta y en general por la marcha del proceso de paz, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, hizo ayer un llamamiento a que no se especule y a mantener una actitud de prudencia en tanto no se conozcan los informes forenses y los de los especialistas de la Ertzaintza, informa . Imaz, que calificó el fallecimiento del supuesto etarra como un "hecho lamentable", señaló que el Ejecutivo autónomo pondrá todos los medios a su alcance para despejar cualquier duda sobre las circunstancias en que se produjo.

El portavoz eludió pronunciarse sobre el acuerdo del Ayuntamiento de Zizurkil, gobernado por el PNV, que consideró la muerte de Geresta como un episodio de "guerra sucia" achacable al Estado. Imaz reiteró la importancia de mantener la serenidad y la cabeza fría en lo que denominó "momentos complejos y turbios".

El portavoz repudió, en nombre del Gobierno vasco, "todos y cada uno de los actos de violencia" y señaló que la desaparición de la violencia callejera es un "paso necesario" para seguir avanzando hacia el proceso de pacificación. También el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, se desmarcó de la declaración avalada por su partido en el Ayuntamiento de Zizurkil y declaró que "no hay ningún elemento de juicio" para afirmar que esta muerte responde a un crimen de Estado y garantizó que el PNV se atendrá a los resultados del informe que presente la Ertzaintza. La policía vasca mantiene la hipótesis de que Geresta se suicidó. Según Anasagasti, su partido ha condenado, condena y condenará todo tipo de violencia, "mientras el PSOE es el que no ha condenado la violencia de los GAL".

Por cinco votos

El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, negó que haya un proceso de paz y exigió expresamente al presidente del Gobierno, José María Aznar, que tome la iniciativa y marque la pauta de respuesta ante la oleada de violencia sin "temor a perder cinco votos en el Congreso", en alusión a los diputados del PNV en la Cámara baja, informa . "Esto no es un proceso de paz, es un proceso de amenazas y amedrentamiento personal y ante esto hay que reaccionar", manifestó Almunia en Bilbao. El dirigente socialista defendió el diálogo en abstracto, pero matizó que "dialogar con cócteles mólotov es siniestro".El secretario general del PSOE, quien se entrevistó en la capital vizcaína con una delegación del grupo vasco que aglutina a las víctimas del terrorismo, defendió que no se margine a los socialista del proceso abierto tras la tregua anunciada por ETA el pasado septiembre. Posteriormente, Almunia habló con representantes de la patronal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1999

Más información

  • Anasagasti admite que no hay "ningún elemento de juicio" para decir que el etarra fue asesinado