Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La candidatura de Díaz de Mera a la alcaldía de Ávila abre una crisis en Castilla y León por el rechazo de Lucas

Un verdadero terremoto azota al PP de Ávila y de Castilla y León por la designación del senador y presidente provincial del partido, Agustín Díaz de Mera, como candidato a la alcaldía de la capital abulense. La actual regidora, Dolores Ruiz Ayúcar, había manifestado en las últimas semanas su intención de optar a la reelección y una encuesta del propio PP revelaba que es conocida por el 97% de los ciudadanos y tenía claras posibilidades de incrementar los votos conseguidos en 1995.El golpe de timón adoptado este pasado fin de semana por Feliciano Blázquez, el padrino político de José María Aznar, con el apoyo del ministro de Administraciones Públicas, Ángel Acebes, se transformó en crisis cuando se enteró de sus intenciones Juan José Lucas, el presidente del PP y del Gobierno castellano-leonés, de viaje en Cuba. Lucas dijo primero que desconocía cuál sería el candidato y luego desautorizó al Comité Electoral Provincial manifestando que votaría en contra de Díaz de Mera en el Comité Regional. En principio, Díaz de Mera precisaría el apoyo de dos tercios de los miembros de este último órgano.

En la madrugada del miércoles, tras hablar en la tarde del martes telefónicamente con Acebes, a su vez presidente del Comité Electoral Nacional, Lucas se mostró más cauto al entender que el Comité Provincial iba a paralizar la propuesta de Díaz de Mera. Pero, en realidad, según el presidente de ese órgano, Sebastián González, lo que se ha hecho es dejarla sobre la mesa a la espera del regreso de Lucas para que comprenda las razones aducidas, admita a Díaz de Mera y se inicie la tramitación.

Aunque Lucas alegó incompatibilidad de Díaz de Mera -según el reglamento interno del PP castellano-leonés- como senador, presidente provincial del partido y posible alcalde -los populares tienen ahora 14 de los 21 ediles-, González reafirmó ayer la validez de la propuesta y añadió que se realizó con arreglo a los estatutos nacionales del partido.

Además de achacar el caso suscitado a "la fatalidad de la distancia y la diferencia horaria entre España y Cuba, que ha hecho que no se haya producido una perfecta comunicación [con Lucas]", González dijo que, si las incompatibilidades "están matizadas en el reglamento del partido, lo que procede es hablar y solucionar el problema desde el sentido común, la responsabilidad y el diálogo".

El Comité Electoral Regional del PP de Castilla y León se reunió ayer y, aparte las de Ávila, Palencia y Zamora, que se resolverán la próxima semana, ratificó las candidaturas a las alcaldías de las otras capitales de la comunidad: Ángel Ariznavarreta (Burgos), Mario Amilivia (León), Julián Lanzarote (Salamanca), Ramón Escobar (Segovia), Javier Jiménez (Soria) y Javier León (Valladolid). En el caso de Burgos hasta ayer mismo se efectuaron gestiones para que Juan Carlos Aparicio aceptase el puesto, pero sin éxito.

También ayer se designaron los candidatos populares en Mérida, Badajoz y Cáceres, los actuales regidores Pedro Acedo, Miguel Celdrán y José María Saponi. En Zaragoza se reafirmó a Luisa Fernanda Rudi y en Huesca a José Luis Rubió, pero en Teruel surgió la duda al cuestionarse al alcalde vigente, Luis Fernández. Algo similar sucedió a última hora con respecto a Albacete (Juan Garrido) y Almería (Juan Megino).

Finalmente, José María Bris repetirá en Guadalajara. Su empeño al respecto trastoca los planes del PP, que pretendía que fuera el sustituto del procesado Francisco Tomey al frente de la Diputación Provincial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 1999

Más información

  • Dudas de última hora en Albacete, Almería, Burgos, Palencia, Teruel y Zamora