Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex ministra Alborch rechaza encabezar la lista del PSOE al Parlamento Europeo

La ex ministra de Cultura Carmen Alborch, diputada independiente en la lista del PSOE, ha rechazado ante la dirección del Grupo Parlamentario Socialista su inclusión entre "el grupo de personas" que se baraja para encabezar la lista al Parlamento Europeo. Las razones son "personales" y de "especialización política". Estos argumentos han sido aceptados, por lo que el asunto se considera zanjado, según fuentes de la cúpula socialista. La ex ministra, actual presidenta de la Comisión de Control de RTVE del Congreso de los Diputados, se siente "muy honrada y agradecida" porque hayan pensado en ella, máxime "cuando son unas elecciones en las que casi con seguridad el PSOE va a ganar".

En declaraciones a este periódico, Carmen Alborch citó a "personas muy valiosas como Paquita Sauquillo, Cristina Alberdi, o Enrique Barón, entre otros", como posibles cabeza de lista. Precisamente Sauquillo había animado esta semana a Alborch a que se presentara en la lista para los comicios del 13 de junio y le había mostrado su disposición a ir tras ella. Alberdi, eurodiputada y miembro de la ejecutiva del PSOE, ocupó en las pasadas elecciones europeas el número dos, tras Fernando Morán.La única preocupación de Carmen Alborch está en que su rechazo a encabezar la lista europea pueda interpretarse en el PSOE como una desconsideración por su parte. La ex ministra rehúye confirmar la identidad de las personas que le han preguntado sobre su disposición a encabezar la candidatura europea, pero fuentes parlamentarias informan que "el tanteo" ha venido por muchos sitios. Luis Yáñez, director de la Oficina Técnica del candidato a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, fue uno de los primeros; también lo hizo el ex ministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch y les siguieron de manera "informal" el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, y el secretario de organización, Ciprià Ciscar.

El deseo de la ejecutiva de no hablar en público de este asunto se puso ayer de manifiesto con la afirmación de Almunia de que nunca había ofrecido a Alborch este puesto. El plazo que se ha dado el PSOE está entre el 10 y el 20 de marzo, ya que se pretende cerrar la lista al completo el 28 de ese mes para someterla el 10 de abril a la deliberación del Comité Federal. La Ejecutiva Federal ya sabe que las consultas deben excluir a Alborch toda vez que de manera "inequívoca" a mitad de semana la ex ministra comunicó su negativa a Ciprià Ciscar, con el que mantiene una buena relación.

"Por razones personales y de especialización política, no soy la persona adecuada, sobre todo cuando hay tantas personas con vocación y preparación para la política europea, en tanto que yo me decanto claramente por la política nacional y valenciana", dijo Alborch a este periódico.

El propio Almunia confirmaba ayer en Alicante que la ex ministra había quedado descartada para la candidatura europea. "Carmen Alborch está muy de moda y, además se lo merece", dijo el secretario general.

Sobre la posibilidad de que sea una mujer quien finalmente encabece la lista, Almunia dijo que el PSOE defiende la democracia paritaria y, por tanto, hay un 50% de posibilidades de que eso sea así. "Como no es un asunto que esté decidido, no se puede decir nada", puntualizó, informa .

El secretario general advirtió de que la situación en el País Vasco, con ETA dirigiendo la iniciativa de las fuerzas nacionalistas, "evoluciona a peor día a día", lo que puede llevar convertir esta comunidad en "un espacio sin democracia". Y reclamó al presidente del Gobierno, José María Aznar, un debate parlamentario antes de que "las cosas lleguen a una situación irreversible".

Asimismo, exigió al Ejecutivo que los Presupuestos del Estado dediquen 80.000 millones de pesetas a la mejora de las pensiones mínimas de la Seguridad Social, las no contributivas y las asistenciales, con cargo al dinero que ingresa el Estado por privatizaciones. "Queremos", dijo, "que ese mínimo de pensión aumente 2.000 pesetas al mes este año.Eso vale 80.000 millones. ¿Lo puede pagar España? Sí. Sólo en privatizaciones el Gobierno va a ingresar este año 600.000 millones, además de los más de cuatro billones de pesetas que ya lleva recaudados en este concepto en lo que va de legislatura", enfatizó Almunia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999

Más información

  • Yáñez, Belloch y Ciscar le plantearon la posibilidad, pero declinó por razones personales