Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chevron media entre Rusia y Turquía para el reparto del petróleo del Caspio

Rusos y estadounidenses se han puesto de acuerdo sobre un plan para dividir el petróleo del mar Caspio y llegar a un compromiso con Turquía. Así lo asegura el diario Kommersant citando al presidente de la compañía estadounidense Chevron, Overs Richard Matzke, quien, según el periódico, se reunió en el reciente Foro de Davos con el primer ministro ruso, Yevgueni Primakov.El plan urdido por Chevron y Primakov presupone que Rusia apoyaría la construcción de un gran oleoducto desde Bakú hasta el puerto turco de Ceyhan, pasando por territorio georgiano ruso, para que el petróleo azerbaiyano fuera exportado a través de Turquía.

Hasta ahora, el Kremlin estaba tratando de poner toda clase de obstáculos a este proyecto, ya que quería que el crudo de Bakú fuera exportado a través de territorio ruso, hasta el puerto de Novorossíisk. Como respuesta a la nueva posición rusa, Turquía debe comprometerse a no limitar el paso de los superpetroleros rusos con el petróleo del yacimiento kazajo de Tenguiz por el Bósforo y los Dardanelos.

Matzke ya ha viajado a Bakú y Tiblisi para discutir este plan. En la capital georgiana se reunió con el presidente Eduard Shevardnadze y dijo que creía que Primakov es el autor de esta idea, que él apoya.

La necesidad de encontrar rápidamente una solución de compromiso en lo que concierne al petróleo del Caspio se debe a que este año debe comenzar a funcionar el primer tramo del oleoducto que va desde Tenguiz hasta Novorossíisk.

Esto significa que el volumen de petróleo que pasa por ese puerto ruso del mar Negro aumentará en 28 millones de toneladas, y Turquía hasta ahora se niega a dejar pasar a los superpetroleros por sus estrechos que dan salida al Mediterráneo.

Esta negativa es un problema tanto para Rusia como para la Chevron, que ha invertido miles de millones de dólares en la explotación del yacimiento de Tenguiz. Matze debe viajar en los próximos días a Ankara, acompañado de Vaguir Alekpérov, el presidente de la petrolera rusa Lukoil, para discutir el tema con los dirigentes turcos.

Rusia, según el diario Kommersant, ya ha dado el primer paso para realizar su plan de división del petróleo del Caspio, negar el asilo político a Abdalá Ocalán, el enemigo número uno de Turquía. En otoño del año pasado, el líder kurdo trató de establecerse en Rusia y, a principios de noviembre, la Duma Estatal votó casi unánimente en favor de su asilo político.

Sin embargo, el Gobierno no se lo concedió, como tampoco le permitió quedarse después de que fue expulsado de Italia. Ocalan declaró que el principal responsable de la denegación del asilo fue Primakov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de febrero de 1999