Caja Madrid defiende las fusiones y apunta a La Caixa como socio ideal

El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, no tiene dudas. Las cajas han de fusionarse. Y en esas fusiones "debe primar el criterio de eficiencia sobre el político". Blesa, que realizó estas reflexiones en la presentación de resultados de la entidad, incluso eligió, en respuesta a una pregunta, el socio idóneo para Caja Madrid, La Caixa. El grupo que preside Blesa obtuvo en 1998 unos beneficios consolidados de 339,74 millones de euros (56.528 millones de pesetas), con un aumento del 20,9%.

Blesa no rehuyó el debate de moda: las fusiones en el sector financiero. Es más, parecía tener ganas de exponer su visión sobre el asunto. El presidente de Caja Madrid defendió que las cajas, empezando por la suya, han de ganar tamaño y que la mejor forma es realizando fusiones. Y mejor si esas uniones se efectúan entre entidades de comunidades autónomas distintas. Una postura lógica, habida cuenta de que Caja Madrid es la única entidad de ahorros con ambición de crecer y sin posibilidad de hacerlo fusionándose dentro de su propia comunidad autónoma. Además, Miguel Blesa lanzó un mensaje a los partidos políticos. Reclamó que en el "imparable" proceso de fusiones entre cajas "prime el criterio de eficiencia sobre el criterio político".

El presidente de Caja Madrid se declaró "deseoso" de intervenir en una fusión. Preguntado sobre con quién le gustaría unirse, respondió sin pestañear: "Pondría los ojos en crear la caja más grande del país, lo que sólo sería posible con La Caixa". Inmediatamente precisó que jamás había hablado de esa posibilidad con el presidente de la entidad catalana, Josep Vilarasau.

Blesa es consciente de que una operación de estas características es, hoy por hoy, impensable. No obstante, ese planteamiento vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre si es necesario introducir cambios en la legislación sobre cajas. El presidente de Caja Madrid descarta que se cambie la naturaleza jurídica de estas entidades; es decir, que se conviertan en sociedades anónimas. Pero insistió en su vieja idea de que se analice el uso de las cuotas participativas como fórmula para facilitar los posibles acuerdos entre cajas. Incluso sugirió crear un órgano ajeno a las comunidades autónomas que se encargue de tutelar una posible fusión y limar problemas políticos.

El presidente de la entidad financiera explicó que el grupo obtuvo el año pasado unos beneficios netos consolidados de 339,74 millones de euros (56.528 millones de pesetas), lo que representa un incremento del 20,9% respecto a los alcanzados el ejercicio anterior. Los resultados de la matriz sumaron un total de 313,27 millones de euros (52.125 millones de pesetas), con un alza del 18,6%.

En la cuenta de resultados de la matriz destaca el mantenimiento del margen de intermediación (cae sólo una décima) y el fuerte aumento de los resultados por cobro de comisiones (18,6%) y por operaciones financieras (83,4%). Los gastos también experimentan una fuerte alza, debido, según explicó Blesa, principalmente a las fuertes inversiones en tecnología y a la cobertura del plan de pensiones de los trabajadores. Las amortizaciones bajan debido al control de la morosidad, lo cual apuntala los resultados totales.

En cuanto a las inversiones industriales, Blesa señaló que la entidad mantendrá el 3% de Telefónica, aunque dijo que ha vendido los derechos de suscripción preferente de la última ampliación de capital de la empresa de telecomunicaciones. En cuanto a la decisión de Telefónica de no repartir dividendo, manifestó que hubiera preferido que lo repartiera, aunque precisó que "es una decisión coherente con la estrategia de nuevas inversiones emprendida por la empresa".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción