FÚTBOL 21ª JORNADA DE LIGA

Clemente traiciona sus ideas y su equipo saca provecho

El Zaragoza tuvo contra las cuerdas al Betis durante 45 minutos

El Betis igualó un partido que tenía perdido cuando Javier Clemente traicionó sus ideas. Durante 45 minutos, los iniciales, el conjunto bético estuvo contra las cuerdas. Encajó dos goles y se limitó a evidenciar que con una sensacional plantilla también se puede hacer una negación del fútbol. Sin embargo, cuando todo estaba perdido, el técnico bético puso en liza el elenco de estrellas que cada domingo se reúnen en el banquillo y su equipo se transformó. Fueron 45 minutos de ritmo, de buen fútbol, de profundidad y de ocasiones. Todo un cambio que cada vez resulta de más difícil explicación.Clemente aplicó sus ideas de forma extrema a la hora de confeccionar la alineación. Dejó en Sevilla a Oli y en el banquillo a Denilson, Fernando y Alexis, dando entrada a Ureña, Merino y Olías para asegurar aún más la capacidad defensiva. Esta apuesta por la fuerza sólo tenía un riesgo: si el Zaragoza marcaba, las opciones ofensivas del Betis eran nulas. Y el Zaragoza no marcó una vez, sino dos; y ambas cuando aún no se había llegado a la media hora. Fueron dos goles fruto de acciones individuales de Kily, aunque el resultado del mejor criterio zaragocista. Con Kily y Wooter ensanchando el campo; Gustavo López moviéndose con libertad en la media punta y Milosevic como hombre referencia en el área, el Zaragoza puso en esos primeros 45 minutos los únicos detalles de buen juego.

ZARAGOZA 2

BETIS 2Real Zaragoza: Mondragón; Pablo, Aguado, Paco, Solana; José Ignacio (Acuña, m. 84), Aragón; Wooter (M.Vales, m. 67), Gustavo López (Jamelli, m. 77), Kily; y Milosevic. Betis: Prats; Jaime (Fernando, min. 72), Ureña (Alexis, min. 45), Olías, Luis Fernández; Merino, Filipescu; Ito (Denilson, min. 45), Benjamín, Finidi; y Alfonso. Goles: 1-0. M. 22. Aragón, de penalti. 2-0. M.. 27. Kily, con la izquierda, engancha un balón suelto en la frontal del área. 2-1. M. 36. Finidi, de cabeza. 2-2. M. 57. Alfonso, desde la frontal del área, coloca el balón en la escuadra tras una excelente jugada individual. Árbitro: Andradas Asurmendi. Amonestó a Prats, Filipescu, Alfonso, Solana 25.000 espectadores en La Romareda.

Pero el conjunto zaragocista precisa del riesgo y la emoción para sentirse cómodo. El Betis, que se había limitado a pegar pelotazos a los que intentaban llegar Alfonso y Finidi con tanta soledad como dificultad, se metió de nuevo en el choque en su única llegada.

Tras el descanso, el cambio fue, sin embargo, radical. Denilson y Alexis pusieron el criterio y la profundidad de las que el equipo había carecido en los minutos precedentes. Cambiaron radicalmente la imagen de su equipo y demostraron que este Betis tiene toda la capacidad para jugar bonito y además conseguir buenos resultados. El encuentro enloqueció. El balón comenzó a circular con velocidad de área a área, con buenas transiciones y magníficos detalles técnicos.

El Betis empató con prontitud y el partido se abrió. Quizás el Zaragoza mereció mejor suerte, aunque el premio bético puede permitir a su técnico aprovechar el potencial que tiene en el banquillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de febrero de 1999.

Lo más visto en...

Top 50