SUCESOSINCREMENTO DE LAS DENUNCIAS PRESENTADAS

El aumento de los malos tratos se cobró 12 vidas el año pasado

Lejos de amainar ante la presión social y el incremento de las denuncias, la violencia doméstica sigue ofreciendo cifras cada vez más elevadas. El año pasado, según la Delegación del Gobierno, perdieron la vida durante estas palizas 12 mujeres valencianas. Otras tres sufrieron intentos de homicidio, pero vivieron para contarlo. También crecieron las detenciones por delitos sexuales. La Delegación del Gobierno presentó ayer una campaña para lograr que se denuncien todas estas agresiones.

Ocho mujeres murieron en Valencia, tres en Alicante y una en Castellón. Los tres intentos de homicidio se produjeron en Alicante. Las fuerzas de seguridad contabilizaron el año pasado 7.291 casos de lesiones, 1.381 de faltas y 974 incidentes de malos tratos psicológicos en el ámbito doméstico en la Comunidad. En 1998 se produjo, además, un incremento del 12,75% en el número de detenidos por cometer delitos y faltas contra la libertad sexual. En este apartado se incluyen agresiones, abusos y acosos sexuales, exhibicionismo y corrupción de menores. En total, se contabilizaron 510 detenciones, frente a las 445 de 1997. De estos 510 detenidos, 500 son hombres y 10 mujeres. Algo similar a lo que sucedió en 1997, con 436 hombres y 10 mujeres. También se produjo un ligero aumento del número de denuncias presentadas por delitos contra la libertad sexual: 815 frente a los 803 de 1997. El delegado del Gobierno, Carlos González Cepeda, afirmó que las mujeres valencianas denuncian el 60% de las agresiones que sufren. La Campaña contra la Violencia Doméstica que se presentó ayer se ha marcado el objetivo de lograr que se denuncien el 100% de las agresiones que se cometen en el ámbito familiar. Se trata de formar a un millar de mujeres del movimiento vecinal para que asesoren a las víctimas de agresiones y las convenzan para que denuncien los hechos. "Será una red vecinal de mediadoras sociales que estén al pie del cañón a cualquier hora para que las mujeres maltratadas no se encuentren solas", precisaba ayer Ana Pastor, responsable del área de la Mujer del movimiento vecinal. La presidenta de los vecinos de Valencia, Carmen Vila, comentaba ayer que las asociaciones vecinales venían recibiendo a muchas mujeres que les relataban el infierno en el que se había convertido su hogar, con puñetazos e insultos constantes, y les pedían ayuda. "Queremos que la Administración nos eduque para que podamos actuar correctamente en favor de estas mujeres maltratadas, sin miedo a equivocarnos", reclamaba ayer Vila. Aparte de recibir un curso, las mediadoras escogidas deberán ajustarse a un perfil determinado, que las capacite para esta misión. Estas mujeres recibirán un carné acreditativo y se encargarán de informar a las víctimas sobre lo que deben hacer y dónde deben acudir, así como conseguir que se denuncien todas las agresiones. "No se trata de actuar como chivatos de la policía, sino de concienciar a la gente sobre la gravedad de los abusos que sufren las mujeres y aumentar su protección", aclaró el presidente del movimiento vecinal en la Comunidad, Amado Navalón. Sobre la posibilidad de crear una red similar para combatir el narcotráfico, Cepeda se mostró prudente y alertó sobre el peligro que supondría la creación de un sistema policial paralelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de febrero de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50