Convergència aguarda al resultado de las municipales para concretar sus ofertas al PI

Convergència esperará a conocer los resultados del Partit per la Independència en las elecciones municipales de junio para concretar sus ofertas de absorción a los dirigentes independentistas. CDC empezó a sondear a cargos del PI sobre su disponibilidad a dejar este partido e incorporarse a las filas convergentes en los meses de octubre y noviembre de 1998, cuando parecía seguro que las elecciones autonómicas se celebrarían en marzo de 1999, tres meses antes que las municipales. Pero la confirmación posterior de que las autonómicas serán en otoño, es decir, después de las municipales, aconsejó a CDC aminorar la velocidad de la operación, según fuentes de la cúpula convergente.

Las elecciones municipales serán "la prueba de fuego" para comprobar qué implantación real tiene el PI en la política catalana y, en consecuencia, para definir el calibre de las ofertas que Convergència podría hacer a los dirigentes independentistas, según una alta fuente de la dirección del partido que preside Jordi Pujol. Otro miembro de la ejecutiva convergente se pregunta: "¿Por qué habríamos de trepar ahora al árbol en busca del fruto, si dentro de unos pocos meses quizá podremos recogerlo cómodamente del suelo?". El líder del PI, que subrayó que su partido está ahora más distanciado que nunca de CDC, negó ayer que hubiera recibido ninguna oferta formal para incorporarse a la candidatura de CiU en las autonómicas. Colom telefoneó ayer por la mañana al consejero de Presidencia del Gobierno catalán, Xavier Trias, y al secretario de organización de CDC, Felip Puig, a quienes preguntó si Convergència estaba lanzando una "OPA hostil" contra el PI, tal como explicó ayer el propio Colom en conferencia de prensa. Trias y Puig le aseguraron que sus temores eran infundados, tras lo cual Colom les instó a que hicieran un comunicado oficial en ese sentido. De lo contrario, advirtió el líder independentista, las relaciones entre ambos partidos se resentirían más. El comunicado fue emitido por Puig a las ocho de la tarde. "En ningún momento se ha efectuado desde CDC, ni colectiva ni individualmente, ninguna oferta de incorporación a las listas de CiU para las próximas elecciones, ni ninguna iniciativa hostil", rezaba el comunicado firmado por Puig, sin ofrecer mayores precisiones sobre a qué cita electoral se refería. Trasvase juvenil La nota acababa recordando el reciente pase de miembros de las juventudes del PI a las de CDC. A juicio de la dirección convergente, este trasvase es "un síntoma de que los planteamientos nacionales y sociales y la capacidad de diálogo y negociación de CDC [la] sitúan a la cabeza de la formulación nacionalista para la Cataluña del futuro". Las declaraciones oficiales de ayer chocan con la del portavoz de la dirección del PI, Albert Roig, quien el miércoles pasado confirmó a este periódico la existencia de sondeos realizados por CDC, de los que él mismo fue destinatario. Fuentes de la dirección de Convergència también han confirmado que se ha tanteado a dirigentes del PI, aunque sin concretar aún ninguna oferta. Uno de los independentistas con los que se ha contactado es Benet Tugues, diputado autonómico y secretario general del PI, a quien el responsable de CDC en Lleida, Isidre Gavín, ha invitado a hablar sobre las próximas autonómicas en una reunión con Felip Puig. El también diputado independentista Salvador Morera es otro de los sondeados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS