Pujol ofreció a Colom una salida personal en la órbita de CDC si abandonaba el PI

Jordi Pujol ha ofrecido al independentista Àngel Colom una salida personal en la órbita política de Convergència si abandona el Partit per la Independència (PI). La oferta se produjo en la última entrevista entre ambos políticos, celebrada el pasado mes de noviembre en el despacho oficial del presidente del Gobierno catalán y máximo líder de CiU, según fuentes conocedoras del contenido de la conversación. Colom negó anoche este extremo, pero dirigentes de Convergència Democràtica y de su propio partido coincidieron en que el líder del PI rechazó la oferta en el acto.

Pujol hizo hincapié en su última reunión con Colom en la opinión de que intentar sacar adelante el PI es un esfuerzo vano y políticamente estéril. El presidente catalán, según las mismas fuentes, pronosticó que el Partit per la Independència naufragará en las próximas citas electorales (municipales, europeas y autonómicas en 1999, y legislativas en el 2000), y sugirió al líder independentista la posibilidad de buscarle una salida personal a él y a algún otro dirigente del PI mediante una recolocación en el ámbito de Convergència. Colom rechazó la sugerencia de Pujol y, con especial contundencia, la premisa de la que partía el presidente catalán, es decir, el cálculo sobre un eventual hundimiento electoral del PI. El político independentista contraatacó anunciando que su partido se preparaba para presentar candidaturas propias en más de 200 municipios catalanes. Este pasaje de la conversación acabó por enrarecer el clima de la entrevista, que acabó al poco. Serie de contactos La sugerencia de Pujol fue uno más de una serie de contactos que en las últimas semanas del año pasado mantuvieron dirigentes de Convergència Democràtica con cargos del PI. Todos estos sondeos, unos formulados con más precisión que otros, confluían en el mismo objetivo: convencer a los miembros del pequeño partido independentista, nacido en 1996 de una escisión de Esquerra Republicana, de que abandonen su formación y se integren en las filas de CiU, en cuyas candidaturas municipales y autonómicas podrían recolocarse algunos de ellos. El secretario general de Convergència, Pere Esteve, negó ayer desde Sevilla que su partido haya lanzado una OPA sobre el Partit per la Independència. Pese a esta declaración oficial, destacados miembros de la dirección de Convergència Democràtica que pidieron el anonimato admitieron que los estrategas del partido de Pujol han reflexionado largamente sobre el diseño de una operación de esas características y que ahora esperan el momento idóneo para llevarla a la práctica. En cualquier caso, el diputado autonómico del PI Benet Tugues ya ha sido sondeado por dirigentes convergentes de Lleida. Igual ha sucedido con el también diputado Salvador Morera, a quien le han ofrecido un puesto en la candidatura de CiU al Ayuntamiento de Vic, y con buena parte de los concejales que el PI tiene en distintos municipios. El portavoz oficial del PI, Albert Roig, confirmó anteayer a este periódico los intentos de Convergència de absorber a los cuadros de su partido. Roig, que admitió que él también fue sondeado informalmente, subrayó que esas propuestas se han estrellado contra el rechazo de sus compañeros. Con esta operación, Convergència persigue un doble objetivo: hacerse con una parte de la bolsa electoral independentista y, de paso, allanarle el camino a Esquerra Republicana, que se libraría así de la competencia del PI y cuyo apoyo parlamentario pretende Pujol. (Véase EL PAÍS de ayer).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS