Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados dos guardias civiles por abandonar su puesto del cuartel de Irún

Una sentencia de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha confirmado la condena que impuso el Tribunal Militar Territorial IV a dos guardias civiles que, en la Nochebuena de 1996, abandonaron su puesto de vigilancia en el cuartel de Irún (Guipúzcoa) y se fueron a un pub.Los agentes Daniel A. S. y Manuel G. O. fueron designados para prestar el servicio de vigilancia de exteriores del acuartelamiento desde las doce de la noche hasta las cinco y media de la madrugada del 25 de diciembre de 1996. El servicio se realizaba vestido de paisano, y con el arma corta reglamentaria, observando los exteriores del cuartel para evitar atentados terroristas. No obstante, antes de las cinco de la madrugada, los guardias metieron su coche oficial en el cuartel y abandonaron su puesto para irse a un pub. Según la sentencia, los agentes fueron vistos en el Orient Express.

En 1998 el Tribunal Militar condenó a cuatro meses de prisión a Daniel A. S. y a tres meses a su compañero por "abandono del servicio de armas". Los condenados recurrieron la sentencia ante el Supremo, que ahora ha confirmado el fallo.

La vigilancia del cuartel de Irún se realiza patrullando por los exteriores en un radio de 800 metros y el pub en el que fueron vistos los agentes está a 1.500. Los condenados alegaron en su recurso que el servicio de vigilancia no se realiza con "un medidor de longitud", pero el tribunal mantiene que conocían la zona de vigilancia y no era la primera vez que prestaban ese tipo de servicio. Además, aseguraron en su recurso de casación que no sabían que alejarse del área de vigilancia era ilícito, pero la sentencia subraya que debe "repeler" tal argumento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1999