Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación convoca la primera huelga de espectadores

Una asociación de usuarios de medios de comunicación de Navarra ha convocado para mañana una huelga de televisores apagados que se repetirá el día 10 de cada mes en toda la Comunidad Foral. El objetivo es protestar por el exceso de anuncios publicitarios y exigir que se cumpla la legislación. La asociación Plaza del Castillo, creada en 1992 con el objetivo de "representar los intereses y derechos de los usuarios ante los propios medios", según recordó ayer su presidenta, Maribel Martínez, ha invitado a todos los navarros a no encender sus aparatos de televisión durante las 24 horas de cada día 10 de todos los meses. La protesta, inédita en España, cuenta con el respaldo de la Federación Ibérica de Asociaciones de Telespectadores y Radioyentes. Esta organización iniciará una convocatoria similar para toda España a partir del 10 de mayo.

La experiencia se inicia en Navarra, según explicó Maribel Martínez, porque ésta es la comunidad que tiene los mayores índices de lectura de prensa diaria, un nivel cultural medio-alto y programas específicos de debate y crítica televisiva que Plaza del Castillo promueve desde hace cinco años en distintas emisoras radiofónicas, a través de los cuales se han reiterado los llamamientos a secundar esta peculiar huelga.

Martínez rechazó que Plaza del Castillo -que ya propuso un boicot a Isabel Gemio- defienda una ideología fuertemente conservadora e insistió en que la asociación es, por definición, "independiente, aconfesional, apartidista y defensora de los medios de comunicación públicos". Según los datos de Plaza del Castillo, en 1997 se emitieron 7.000 horas de publicidad, un 20% más que en el año anterior. Durante el pasado septiembre salieron al aire 105.599 anuncios, lo que supone una media de 3.530 diarios. La asociación denuncia la publicidad encubierta en determinadas series, en las que se han contabilizado hasta 36 productos distintos por episodio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 1999