Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE solicita a los militantes de Cádiz que apoyen a su alcaldable

"El que quiera trabajar que empiece y el que no, que no estorbe". Esas palabras las dirigió el secretario regional del PSOE-A, Luis Pizarro, a medio centenar de responsables de distrito y militantes del PSOE gaditano en la tarde del jueves, en una reunión convocada para analizar la marcha de la campaña que desarrolla en Cádiz la candidata, María de la O Jiménez. Pizarro explicó ayer que lo que intenta es que los militantes se impliquen "y refuercen" la labor de Jiménez, que considera muy positiva. Aunque Pizarro sostiene que fue un encuentro "normal" con militantes, otros responsables provinciales hacen distintas lecturas. Algunos entienden que Pizarro quiso dejar claro el apoyo de "todo el partido" a la candidata y, en ese sentido, entienden que se dirigía a algunos dirigentes locales que no están "en la actitud más adecuada respecto a María, por decirlo con suavidad", dice un dirigente provincial. Pizarro afirmó ayer que la primera fase de la campaña -dirigida a dar a conocer a la candidata- ha funcionado "a la perfección" y ahora comenzará una segunda fase destinada a desgastar al PP. La tercera se centrará en la presentación de propuestas mediante los contratos-programa. "Estamos ante un escenario infinitamente mejor que el del 95, ya no existe esa agresividad hacia el PSOE, el partido está fortalecido y cohesionado, con un referente claro, que es Manuel Chaves, y con mejores perspectivas electorales que las de las autonómicas del 96", dice Pizarro, quien no oculta "que habrá que pelear mucho en las próximas elecciones, porque sabemos que hay que romper el estado emocional del partido, que ha gobernado 14 años en Cádiz". El presidente de la Diputación, Rafael Román, también ha recibido la petición de algunos dirigentes provinciales "para que deje su discurso pesimista", después de que éste cuestionara las posibilidades electorales del PSOE en la provincia durante la última ejecutiva, en la que algunos miembros de este órgano le recriminaron su actitud. "Sería absurdo creer que no voy a trabajar como el primero, porque sería tirar piedras contra mi propio tejado", replicó ayer Román. Román ha sido "llamado al orden", según las mismas fuentes, por haber lanzado a través de los medios de comunicación su deseo de llegar a acuerdos con NI en la provincia. "Ha llegado a donde no se ha atrevido el comité federal", destacan. Los socialistas temen las "escaramuzas" que puedan concitarse con motivo de la elaboración de las listas, en los primeros meses de 1999.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1998