Los Derechos Humanos, a examen

¿Qué derecho consideras que es el más respetado? ¿Cuál consideras más vulnerado? Son las dos preguntas en las que consiste la evaluación del cumplimiento de los Derechos Humanos, convocada por la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón y la Diputación Provincial, para toda la comunidad universitaria castellonense. La votación comenzó ayer y seguirá durante todo el día de hoy, aunque los resultados no se conocerán hasta el próximo lunes. Con motivo del 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la UJI habilitó ayer urnas en los puntos de información y asesoramiento del campus para posibilitar la votación, en la que también se puede participar a través de Internet. Profesores, alumnos y personal de administración del centro universitario podrán evaluar el respeto a los Derechos Humanos después de revisar el texto íntegro de la declaración universal, insertado en las páginas web de la universidad, así como en las papeletas impresas. Las jornadas organizadas por la UJI y la diputación de Castellón, en las que participan asociaciones como Smara, finalizarán el miércoles 16 con un concierto de Carlos Vargas y Luis Eduardo Aute. Al margen de la iniciativa universitaria en Castellón, el proceso judicial en el que se encuentra envuelto el ex dictador chileno Augustó Pinochet ocupó un lugar central en los numerosos actos institucionales celebrados con ocasión de la efemérides. Francisco Monterde, vocal del Consejo General del Poder Judicial en la Comunidad Valenciana, abogó por la creación de un Tribunal Penal Internacional que "evitaría problemas a los estados individualizados", como los que se derivan de la ausencia de precedentes de un caso como el de Pinochet, informa Voro Maroto. Monterde vaticinó el asentamiento de nuevos derechos más allá de los civiles o políticos y económicos o sociales, pero insistió en que aún hay que recorrer un camino largo pero esperanzador e instó a no tirar la toalla en la defensa diaria de los Derechos Humanos. Amnistía Internacional, a través de su portavoz Juan Ortolá, y las Cortes Valencianas, por boca de su presidente Héctor Villalba, celebraron la decisión del Gobierno británico de conceder la extradición a España de Pinochet como "la mejor forma" de conmemorar el aniversario de la declaración de los Derechos Humanos. Las Cortes contaron con el testimonio del abogado colombiano Carlos Alberto Ruiz Socha, que abandonó su país hace unos meses amparado por Amnistía Internacional tras el asesinato de su mentor, Eduardo Umaña Mendoza, por un grupo paramilitar vinculado a la seguridad del Estado el pasado mes de abril "porque decidió enfrentar hasta sus últimas consecuencias las armas del terror y del chantaje". Ruiz Socha denunció más de 18.000 asesinatos de activistas políticos durante los últimos 20 años, 4.000 desapariciones, cientos de miles de desplazados, una " fría estadística" demoledora. "Un inmenso reto de la comunidad internacional es actuar como gestora de justicia y no de desequilibrio e ignominia", explicó Ruiz Socha, quien recordó a los "demócratas conscientes" que en los albores del siglo XXI "apenas comenzamos" en la senda de la defensa de los Derechos Humanos. Las 22 ONG radicadas en Alicante convocaron una marcha festiva para conmemorar la efémerides, informa Ezequiel Moltó. El ritmo de la dolçaina y el tabalet fue acompañado por los pitos que distribuyeron los miembros del colectivo Mamapacha para animar a las 300 personas que se concentraron frente a la sede de la Generalitat en Alicante y desfilaron hasta el monumento a la Constitución, en la Rambla de Méndez Núñez. Los organizadores sacudieron las conciencias con la lectura de un manifiesto de denuncia de los incumplimientos, que 50 años después, siguen produciéndose en contra de la declaración universal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1998.