La gata Katie no quería quedarse en Montreal

y se metió en la maleta de su dueño. Así viajó a Londres, donde éste la descubrió al abrir el equipaje en el hotel.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS