Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados tres jóvenes por robar a una vendedora dos millones en joyas

La Audiencia de Madrid ha condenado a penas que suman nueve años de cárcel a dos chicas de 19 años y un joven de 21 que atracaron a una vendedora de joyas a domicilio, tras visitar ésta la casa de una de las acusadas. Aunque ninguno de los tres tenía antecedentes penales, actuaron como auténticos atracadores, con un plan cuidado, y robaron joyas valoradas en dos millones.El fallo del tribunal condena a Miguel Ángel M.G. y Soraya B.T. a tres años y seis meses de cárcel a cada uno, por un delito de robo con intimidación. Y a Asunción C.H., como cómplice del robo, a un año y nueve meses de prisión. El robo se produjo en octubre del año pasado, en Getafe.

A pesar de la falta de experiencia como delincuentes, el atraco fue de lo más perfecto. Sólo tuvieron un descuido: que uno de los muchachos llevaba una gorra para ocultar parcialmente su rostro y fue visto por un vecino, en la casa que acababa de visitar la vendedora de joyas. Muy poco después del atraco, los tres expertos ladrones cayeron en manos de la policía. Planearon el golpe con un mes de antelación y gran esmero. Soraya sabía que su madre iba a recibir la visita de una vendedora de joyas a la una y media de la tarde. No era la primera vez que iba la vendedora a su casa. Soraya lo comentó a sus amigos y planearon robarle el muestrario.

Miguel Ángel atracó a la vendedora amenazándola con una navaja de 20 centímetros de hoja. Luego corrió calle abajo hasta llegar al vehículo en el que le esperaban sus otros dos compinches. Una vez dentro, se dirigieron al polígono Costa Polvoranca, donde dividieron el botín en dos mitades: una para las muchachas y otra para él.

La vendedora no pudo facilitar la descripción de la persona que le había atracado, pues llevaba puesta una gorra que ocultaba parte de su cara. La policía interrogó a los vecinos. Uno de ellos había visto, sin embargo, a un joven con gorra introducirse precipitadamente en un coche en el que le esperaban dos muchachas. La descripción del coche permitió las tres detenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 1998