Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORNADASCASAUS DEFIENDE LA VERTIENTE PERIODÍSTICA

Carandell reivindica la crónica frente a la noticia del periodismo de Azorín

José Martínez Ruiz, Azorín, fue el inventor de la crónica parlamentaria, un "maestro en periodismo". De este modo reflejaron ayer la faceta periodística del literato el periodista y catedrático Josep Maria Casaus y el escritor y cronista parlamentario Luis Carandell, que participaron en una mesa redonda en las jornadas Azorín y la literatura, organizadas por la CAM en Alicante. Carandell aseguró echar de menos la presencia de la crónica en el periodismo que actualmente se realiza en España.

"Azorín siempre tuvo muy claro que había que escribir para el receptor, para aquel que no sabe casi leer y escribir, y no para el director del periódico o los políticos", glosó Carandell, mientras Casaus señalaba que ello obligaba al escritor de Monòver a hacer un esfuerzo por huir del barroquismo en léxico y estilo, "renunciar al estilo literario para escribir de forma transparente". Carandell lamentó que hoy en día la noticia y las declaraciones primen sobre la descripción de ambientes a la hora de redactar para prensa. En este sentido, reivindicó el papel del periodista como "privilegiado por estar en un sitio en el que sucede algo que debe contar a los que no están allí". Casaus y Carandell coincidieron en que Azorín brilló más como periodista que como novelista, tal y como expuso el escritor Juan Manuel de Prada el martes. Ambos destacaron la gran capacidad de Azorín para la descripción minuciosa, lo que se refleja en unas crónicas plagadas de detalles "que, 94 años después de ser escritas, nos permiten conocer perfectamente cómo fue el parlamentarismo de aquellos años", dijo Carandell. En su opinión, las descripciones de personajes como Francisco Romero Robledo, "que hacía y deshacía elecciones en Antequera", o el conde de Romanones, "que tardaba una hora en llegar a su despacho por todos los que le paraban para recordarle que se acordara de lo suyo", reflejan una clase política erigida sobre el caciquismo y el nepotismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1998