Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE denuncia la construcción de dos chalés en el monte de Abantos

El monte de Abantos, un pinar que se eleva frente al monasterio de San Lorenzo de El Escorial, ha empezado a ser urbanizado. Pocos metros a la izquierda de donde se yergue el hotel FelipeII se están construyendo dos grandes viviendas unifamiliares, pese a que esta boscosidad goza desde hace casi cuarenta años de la consideración de "paraje pintoresco" y de protección especial por parte de la Dirección General de Bellas Artes.El portavoz regional del PSOE en asuntos medioambientales, Armando García, ha denunciado estos hechos como "un grave ataque a una zona de gran valor ecológico", y ha expresado su temor de que los propietarios de esos terrenos levanten decenas de chalés.

El inicio de las dos viviendas que en la actualidad se construyen en Abantos se ha traducido en la tala de más de 110 pinos centenarios, según el cálculo de García, sin que la Comunidad haya tomado cartas en el asunto. "El impacto visual de estas construcciones es enorme. La grúa con la que se están levantando es bien visible desde la misma lonja del monasterio", protestó.

Sin embargo, el consejero de Medio Ambiente, Carlos Mayor Oreja, aseguró que nada puede hacer su departamento en relación con este caso. "Se trata de una licencia urbanística ordinaria, con su preceptiva licencia municipal. En cuanto a los árboles talados, ninguno se encontraba en el catálogo de especies singulares de la región", detalló. Mayor Oreja reveló que este suelo es urbanizable, según el Plan General de San Lorenzo de El Escorial aprobado en 1986, por lo que los dueños pueden construir. "Desgraciadamente, no porque haya árboles los suelos urbanos pierden tal condición", reflexionó.

García remitirá la próxima semana a la Fiscalía de Medio Ambiente toda la información que ha recopilado sobre el pinar. "La consejería está incurriendo en dejación de funciones, quizás porque uno de los propietarios es un señor muy famoso", declaró. Mayor Oreja replicó: "El momento de actuar ya pasó en 1986, cuando, por cierto, el Ayuntamiento estaba en manos del PSOE".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de noviembre de 1998