Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canal + consagra la noche de los sábados al humor

La cadena de pago dedicará los sábados al humor de la mano de Frasier, la única serie ganadora de cinco Premios Emmy consecutivos en su categoría, y los nuevos capítulos de Seinfeld, el clásico de la comedia que paralizó Estados Unidos al anunciarse su final.Canal + ha reservado a las dos producciones un lugar destacado, con la difusión conjunta en horario estelar. A partir de hoy, los telespectadores podrán seguir disfrutando de Frasier en su franja habitual (22.00), con el aliciente de ir seguida de Seinfeld (22.25), que regresa con nuevos episodios.

Las dos series no sólo comparten el éxito, también una filosofía y un tipo de humor muy peculiar. Ambas alcanzan la risa a través de guiños inteligentes y de la autocrítica ejercida por sus principales personajes, todos ellos pertenecientes a una edad, clase social, nivel cultural y estilo muy similares. A saber: urbanitas acomodados de los noventa, de profesiones liberales, con dificultades a la hora de buscar y encontrar pareja, y con profundos complejos personales.

Fuera de esto, poco o nada tienen en común. Frasier es un caso curioso de un personaje secundario que llega a protagonizar su propio show televisivo. El psiquiatra radiofónico Frasier Crane nació en Cheers, una de las producciones de mayor éxito de los ochenta.

Seinfeld, por su parte, tiene su origen en la iniciativa de su protagonista y principal impulsor, el cómico Jerry Seinfeld, convertido en un trasunto de sí mismo en la serie. Rodeado de tres amigos, su ex novia Elaine (Julia Louis-Dreyfus), el estrafalario vecino Kramer (Michael Richards) y el acomplejado George (Jason Alexander), vivirá experiencias ligadas a los hechos más cotidianos de la vida.

Michael Constanza, un agente inmobiliario de Nueva York en el que está basado el personaje de George Constanza, presentó recientemente una demanda contra el cómico norteamericano y los productores por el daño que ese personaje ha hecho a su imagen, informa Javier del Pino. Michael Constanza pide una indemnización de 100 millones de dólares (14.000 millones de pesetas).

El parecido de Constanza con su alter ego en la serie no se limita al apellido: su aspecto físico es realmente idéntico al del actor. Este personaje es egoísta, patético y despreciable. "George es un auténtico imbécil", ha dicho el abogado de Michael Constanza, "y eso tiene efectos negativos en su vida". Los productores aseguran que Michael Constanza "es un oportunista mentiroso" y Constanza subraya que la serie ha violado sus derechos civiles "al usar mi nombre, mi aspecto y mi personalidad sin mi permiso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 1998