Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas mantienen nuevos contactos con independientes para su candidatura de Marbella

El PSOE tiene prácticamente decidido que Isabel García Marcos vuelva a ser su candidata a la alcaldía de Marbella, pero no quiere precipitarse en la nominación y, antes de hacerla oficial, quiere agotar todas las posibilidades de configurar una candidatura capaz de aglutinar el máximo posible de sectores progresistas de fuera del partido. Esta semana la dirección socialista malagueña mantendrá contactos con algunos independientes para definir el conjunto de la candidatura. La ejecutiva provincial del PSOE reunida el viernes estudió monográficamente la situación en Marbella después de la renuncia de Francisco Zori, que ganó las primarias a García Marcos. En la reunión quedó constancia de que la nominación de García Marcos es sólo cuestión de días, aunque algún sector del partido mostró sus reticencias a que la aspirante derrotada en las primarias sea candidata, pero decidió prorrogar el compás de espera. También quedó constatada en la reunión que no existen alternativas. "El mirlo blanco", nombre que dentro del partido se ha dado al perfil del candidato idóneo, no aparece. Algún sector de la ejecutiva se había inclinado por colocar de cabeza de lista a un independiente con prestigio profesional, arraigado en la ciudad y con buen nombre en la sociedad marbellí que lo identificara además inequívocamente como progresista. Fracasado el intento de Manuel Conde Pumpido, el partido no encuentra más puertas a donde llamar. Con todo, el secretario provincial, Juan Fraile, mantendrá esta semana reuniones con una serie de independientes, entre ellos con la abogada Inmaculada Gálvez, que ha asesorado a la plataforma anti PGOU en los recursos presentados contra los proyectos urbanísticos de Gil, así como con otros miembros de esta asociación. Los problemas de candidatura no son privativos de Marbella. La dirección del PSOE de Málaga no se ha pronunciado todavía sobre la candidatura de Estepona, ciudad gobernada por el hijo de Gil. También está por designar el candidato de Torremolinos, donde la ejecutiva provincial apuesta por Montserrat Reyes, miembro de la ejecutiva federal, aunque esperará a que se pronuncie la agrupación local para evitar un conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de octubre de 1998