Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol y Duran se comprometen a dejar cerrada la crisis municipal de CiU antes de Navidad

Jordi Pujol y Josep Antoni Duran se han comprometido a despejar antes de Navidad los nubarrones que amenazan con descargar en el patio interior de Convergència i Unió a propósito de las candidaturas de la coalición nacionalista a las elecciones municipales de 1999. Ésta fue la principal conclusión de la reunión que ambos aliados celebraron el viernes pasado, justo cuatro días después de que Unió -el partido de Duran y socio menor de la coalición- diera a Convergència un plazo máximo de tres meses para desbloquear o romper el pacto municipal de CiU.

Ni a Pujol ni a Duran, máximos dirigentes de Convergència y de Unió, respectivamente, les interesa que el conflicto interno que mantiene bloqueado el proceso de confección de las candidaturas municipales de CiU se alargue mucho tiempo más. A Duran, porque llegar a las puertas de la campaña electoral con la negociación aún abierta abocaría probablemente a la coalición a una espiral de urgencias y de hechos consumados en la que el partido menor -Unió- llevaría todas las de perder; y a Pujol, porque mantener abierta esta brecha le costaría acarrear un lastre considerable durante su campaña por la reelección, sea en la primavera o sea en el otoño de 1999. Duran entregó el viernes a Pujol un detallado documento con las propuestas de Unió sobre las candidaturas de CiU en todos los municipios donde hay conflicto entre ambos partidos. El objeto de la disputa se resume en el deseo de Unió de tener más alcaldables que en las elecciones de 1995, deseo que choca con la resistencia de Convergència a hacer concesiones a las que no le obliga el pacto municipal suscrito por ambos partidos el pasado mes de abril. En 1995, a Unió le correspondió el 9% de los alcaldables de CiU. La reunión entre Pujol y Duran, así como una anterior entre los secretarios generales de sus respectivos partidos, el convergente Pere Esteve y el democristiano Ignasi Farreres, han permitido superar la situación de bloqueo total de principios de la semana pasada. A raíz de ambos encuentros, los responsables comarcales de Barcelona y Lleida de ambas formaciones ya han anotado en sus agendas sendas citas para reanudar las negociaciones sobre las candidaturas de las localidades donde hay conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998

Más información

  • Prevista la reanudación de negociaciones en las comarcas de Barcelona y Lleida