Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresan en prisión los condenados del 'caso Marey' que aún estaban libres

Los doce condenados por el Tribunal Supremo por su relación con el secuestro de Segundo Marey en 1983 están desde ayer en prisión, en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que les impuso penas de prisión que oscilan, según los casos, entre los dos y los diez años de cárcel, por delitos de detención ilegal y de malversación de caudales públicos. El pasado día 10 entraron en la cárcel de Guadalajara el ex ministro del Interior José Barrionuevo y el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera.

Los diez condenados que aún permanecían en libertad ingresaron en las cárceles que ellos mismos han elegido, coincidiendo con la celebración de la Virgen de la Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias. Tres lo hicieron en Alcalá-Meco (Madrid), dos en Ocaña (Toledo), uno en Logroño, otro en Córdoba y el comisario Francisco Álvarez en la prisión barcelonesa de Quatre Camins. Los ex policías José Amedo y Michel Domínguez lo hicieron en la antigua cárcel de Yeserías (Madrid).Los más madrugadores fueron los policías Julio Hierro y José Ramón Corujo. El primero llegó al penal de Alcalá-Meco a las 7,18 y el segundo a las 9,50. Poco después, sobre las 10 de la mañana, el ex policía Domínguez acudió a la antigua cárcel de Yeserías (actualmente, centro Victoria Kent) y una hora más tarde ingresó allí el ex subcomisario José Amedo.

Damborenea, en Alcalá

También sobre las 11 horas, con una diferencia de unos 10 minutos, llegaron al penal de Ocaña II (Toledo) el ex gobernador civil de Vizcaya Julián Sancristóbal y el ex jefe de la brigada de Información de Bilbao Miguel Planchuelo. A su entrada en prisión, Sancristóbal confió en que el Gobierno resuelva pronto su situación, si bien subrayó que no quiere ser "moneda de cambio" para ninguna operación.El ex dirigente de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea mantuvo oculto hasta última hora el destino elegido para cumplir siete años de reclusión. Finalmente, pasado el mediodía, se personó en la cárcel madrileña de Alcalá-Meco, donde ya estaban Hierro y Corujo.

El comisario Francisco Saiz Oceja ingresó a las 11 de la mañana en la cárcel de Logroño. El ex jefe superior de Policía de Bilbao Francisco Álvarez acudió a primera hora de la mañana en la Dirección General de Instituciones Penitenciarias de la Generalitat y fue autorizado a acudir por la tarde a una consulta médica que tenía prevista, según relató su abogado, Manuel Murillo. Álvarez fue el último de los diez encarcelados ayer en llegar a la prisión. Pasadas las diez y media de la noche entró en el módulo de ingresos de la cárcel barcelonesa de Quatre Camins.

Uno de los últimos condenados en acudir a prisión fue el inspector Luis Hens, quien lo hizo sobre las tres de la tarde en Córdoba.

Con estos ingresos en prisión, los 12 condenados por el caso Marey cumplen ya sus respectivas penas. Todos ellos confían en que el Gobierno resuelva con rapidez sus indultos y esperan que el Constitucional (al que la mayoría ha recurrido) paralice la ejecución de la sentencia.

El ex gobernador civil de Vizcaya Julián Sancristóbal se mostró confiado en que el Gobierno "sea generoso y magnánimo" en la concesión de indultos y en que el Tribunal Constitucional atienda, aunque sea parcialmente, algunos de los recursos presentados.

"A algunos de los condenados no nos gustaría que se nos presentara como una mercancía en un eventual proceso negociador o de paz con la organización terrorista ETA", dijo Sancristóbal antes de entrar en la prisión toledana.

Sin embargo, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, aseguró que hay que rechazar cualquier tipo de "canjes" o "mercadeos" entre reclusos de ETA y presos vinculados a los GAL. "Eso de mercadear unos presos con otros es lo contrario de lo que hoy debemos hacer", agregó.

Sobre la declaración de tregua de ETA, el ex gobernador civil señaló que "es obvio que el escenario es distinto al de hace dos semanas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de septiembre de 1998

Más información

  • El comisario Francisco Álvarez, el último en entrar en la cárcel