Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 98

Los corredores del Festina declaran hoy

Los corredores del Festina excluidos del Tour el pasado viernes declararán hoy ante el juez de Lille Patrick Keil como testigos en la causa que se sigue contra un mecánico del equipo, Willy Voet, un médico, Éric Ryckaert, y el director deportivo y máximo responsable, Bruno Roussel. Estas tres personas, encarceladas en tres prisiones distintas del norte de Francia desde hace varios días, mantendrán mañana un careo en el que el juez tratará de limitar las contradicciones entre las declaraciones previas de ambos. Los tres están acusados de organizar una trama para aprovisionar de productos dopantes al equipo Festina, así como de organizar su ingesta durante la temporada. También testificarán varios miembros del staff del equipo y los mecánicos.Desde el viernes pasado los corredores saben que tienen que declarar ante el juez, pero en los últimos días han recibido llamadas telefónicas del juzgado citándolos para hoy. "Es mejor para ellos que acudan a declarar", dicen en el juzgado. Allí tendrán que responder a las preguntas que les haga Keil sobre el cargamento de EPO descubierto en el coche de Voet y sobre las confesiones de los tres encausados. En un principio sólo acuden como testigos, ya que la ley del dopaje francesa sólo persigue a los que organizan el tráfico de dopantes o a los que prescriben su uso, pero la última declaración del médico, citando la existencia de una caja b (de unos 10 millones de pesetas anuales) financiada por parte de las primas de los corredores y utilizadas para comprar dopantes, podría dar una base para que el juez les encause por ser protagonistas en la red de aprovisionamiento o incluso haber revendido productos. Además Ryckaert descargó también sobre ellos la responsabilidad de surtirse, al declarar que los productos estaban en el almacén que el equipo tiene en Lyón y los corredores se autoabastecían cuando los necesitaban. Según Ryckaert, quien se ha desmarcado del equipo ("sólo colaboraba porque me gusta el ciclismo") y ha acusado directamente a todos los demás acusados, eran los masajistas quienes se los administraban en las carreras. Ryckaert se encuentra hospitalizado a causa de un agravamiento de la diabetes que padece, aunque podrá declarar.

El abogado de Roussel, por su parte, difundió un comunicado de su patrocinado en el que el director del Festina asume el papel de víctima. "Ni lo he visto todo ni lo he sabido todo, pero me incumbe, en mi calidad de director del equipo, asumir la responsabilidad de todo, incluido de aquello que ni he visto ni he sabido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de julio de 1998