Los expertos insisten en el valor de la alquería del Pouet ante el juez

Los cuatro expertos en arquitectura y paisajismo que ayer comparecieron en el Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia, la instancia encargada de investigar el derribo de las alquerías del Camí del Pouet, reiteraron en mayor o menor grado el valor arquitectónico e histórico de las construcciones rurales recientemente derruidas en el barrio de Campanar, situado al oeste de Valencia. El magistrado ha imputado al gerente de la empresa urbanizadora de la zona, Nueva Campanar, SL, un delito contra el patrimonio histórico por la destrucción de las alquerías de la zona, uno de los últimos reductos de la antes característica arquitectura de la huerta de Valencia. José Luis Miguel, que también prestó declaración, aseguró que todas las actuaciones de su empresa contaron con el beneplácito de la Administración y respetaron la ley de forma escrupulosa. Los expertos no valoraron la legalidad de los derribos, pero destacaron la singularidad de las alquerías del Camí del Pouet. Miguel del Rey, experto paisajista de la Universidad Politécnica de Valencia reiteró en el juzgado los valores del conjunto arquitectónico del Pouet, algunas de cuyas alquerías datan del siglo XIV. Otro tanto apuntó Miguel Navarro, el arquitecto que asesora al Instituto de Defensa y Estudio Ambiental (IDEA), la organización que se querello contra la compañía. Navarro también destacó que el Plan General de Ordenación Urbana de Valencia contempla la importancia de las construcciones derruidas, e insistió en la compatibilidad de la urbanización de la zona con el respeto a las casas rurales. Victor Algarra, arqueólogo, y Antonio Ferrer, el especialista contratado por la constructora para certificar la escasa entidad de las alquerías del Pouet, tampoco minimizaron el valor de las mismas. Buena prueba de ello es que, según informa Europa Press, el abogado de la urbanizadora, el ex magistrado de la Audiencia Nacional Carlos Bueren, apuntó ayer la necesidad de contratar un perito más contundente a la hora de restar valor a las edificaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de julio de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50