UNA ETAPA PARA LOS VELOCISTAS.

La primera etapa de la prueba tiene las características propias para los velocistas. Su recorrido es casi en su totalidad llano, salvo un puerto de tercera categoría en la mitad de la etapa, por lo que se aventura una llegada en pelotón. Los principales problemas de la jornada pueden llegar ante las condiciones de las estrechas carreteras irlandesas, propicias para las caídas.

Más información
Silencio en el equipo Festina

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS