La apertura de una sede del PSOE en Estepona extrema las diferencias internas

La apertura de una oficina del PSOE por parte del grupo municipal de Estepona (Málaga), enfrentado al comité local, deja en evidencia las diferencias que el secretario provincial, Juan Fraile, tratará mañana de zanjar en una reunión con el responsable local, Miguel Castro. La nueva sede, que los concejales presentan como "una oficina del grupo municipal", encontró el rechazo de la ejecutiva local al entender que es una sede paralela a la oficial. El enfrentamiento entre Castro y los ediles se produjo hace más de ocho meses, después de que el primero celebrara la asamblea de elección del secretario local y que la otra parte no acudiera, al considerar suspendida esta reunión por parte de la dirección provincial. Castro estimó que la asamblea no había sido desconvocada y fue elegido secretario local. El arrendamiento de un local, del que cuelga el cartel "grupo municipal socialista" hace más patente entre los militantes la división. El concejal Sergio López culpó ayer a Castro de denunciar la nueva oficina "como una sede paralela para desacreditarla e insistir en que el comité local no es aceptado por el grupo municipal".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS