Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un edil destituido del PP acusa al alcalde de Xàbia de pactar con el BNV

La crisis del Partido Popular de Xàbia continúa lastrada por los enfrentamientos en el grupo municipal. En el pleno del viernes, fue el ex presidente local y concejal del PP en la oposición, Jaime Soler, quien echó sal en la herida, al acusar al alcalde de Xàbia, el también popular Juan Moragues, de plegarse a las presiones del Bloc Nacionalista Valencià (BNV) para destituirlo. Según el edil del PP, el propio Moragues le confesó que su cese "era parte del acuerdo" de gobierno con los nacionalistas. Soler, que todavía era presidente de la asamblea local del PP cuando fue apartado del gobierno, aseguró que el alcalde "hizo caso omiso" a sus llamamientos de unidad. "Él quiso acaparar todos los honores y glorias y que el Partido Popular no entrara en juego", remachó. El acuerdo, al que alude el concejal popular, coincidió con el clímax de la crisis originada por el conflicto urbanístico de Nou Fontana. El alcalde destituyó entonces a tres concejales de su partido y reconstruyó su gobierno con el BNV y el CDS. Moragues anudó los ceses al asunto Nou Fontana y dijo que los ediles habían demostrado dejadez en sus delegaciones. A partir de ahí el cisma en el PP de Xàbia, a pesar de las intervenciones de la dirección regional, se ha agigantado. Las acusaciones de Soler fueron rebatidas por el alcalde, que recordó que todo el grupo municipal alcanzó el compromiso (esa fue la primera intervención de la dirección regional antes de crear la gestora) de conceder nuevas responsabilidades de gobierno a los concejales cesados y que, sin embargo, éstos dimitieron poco tiempo después. Moragues aseveró que no había repartido esas delegaciones entre sus socios de gobierno, porque todavía esperaba que los ediles "reflexionaran".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de junio de 1998