Ribó fuerza el consenso en EU y es reelegido como coordinador general

Joan Ribó resultó ayer reelegido como coordinador general -nombre que sustituye al de presidente- en la VI asamblea de Esquerra Unida del País Valencià, clausurada ayer en Torrent. Ribó, que obtuvo un respaldo del 71% de los delegados, tuvo que emplearse a fondo durante toda la madrugada del domingo para cerrar la crisis abierta por el reparto de puestos en la dirección y recuperar el clima de consenso.

Ribó llegó a la medianoche del sábado caminando por la cuerda floja y sin red debajo. Y la cuerda se deshilachaba. La primera sesión de la VI asamblea de EU, que se había iniciado con una candidatura de consenso pactada para renovar el Consell Polític -el órgano de dirección del partido- terminaba con dos listas oficialmente presentadas (una controlada por el PC y otra del Pasoc) y la exclusión en ellas de la corriente nacionalista Esquerra i País del diputado autonómico Pasqual Mollà. Ante el riesgo de desastre, Ribó se reunió con la mayoría de los integrantes de su equipo de confianza -básicamente la dirección permanente del PCPV- para buscar una solución y recomponer el consenso. Ésta se produjo a las cuatro de la madrugada del domingo cuando se aceptó dar un puesto más en la dirección a los representantes de Izquierda Republicana sin alterar el reparto asignado en la candidatura de consenso inicial al resto de familias. Así, se acordó modificar -por segunda vez en menos de 24 horas- el reglamento de la asamblea y ampliar el Consell Polític de EU de 56 miembros a 57, de manera que el reparto quedaba de la siguiente manera: 26 puestos para el PCPV, 15 para Esquerra i País, 7 para el Colectivo de Independientes de la portavoz parlamentaria Glòria Marcos, 3 para Esquerra Alternativa, 3 para el Pasoc, 2 para Izquierda Republicana y 1 para la comarca de La Plana Baixa, donde la mayoría de militantes no se ha querido adscribir a ninguna familia. Además se aprobaba abrir de nuevo el plazo de presentación de candidaturas hasta las 12.00 del domingo. Con esta medida, a la que se opusieron representantes del sector más duro del PC, Ribó retiró la candidatura presentada inicialmente, mientras los integrantes de Esquerra i País hacían lo propio con las firmas de aval que habían prestado al Pasoc para que registrasen su lista. El Pasoc se negó a entrar en la candidatura de consenso y reclamó puestos de salida en las listas electorales. Condición que no fue aceptada. Así, los tres puestos previstos para el Pasoc, al que no se le aceptó su candidatura alternativa, se repartieron entre el PCPV, Esquerra i País y los independientes de Marcos. Al final, Joan Ribó resultó elegido como coordinador general con un 71% de los votos. El castigo del 24% restante provino del Pasoc (que anunció que se planteará su salida de Esquerra Unida), de delegados de comarcas que se quedan sin representación y de comunistas del sector duro. El documento político, en el que se acuerda trabajar por la unidad de la izquierda, fue aprobado por el 95% de los delegados. Los nuevos estatutos sólo contaron con un respaldo del 83% de los compromisarios. La mayoría de representantes de Esquerra i País se abstuvo al considerar que se produce un involucionismo al reforzarse la tutela de Izquierda Unida federal, establecerse la posibilidad de que EU financie los partidos reconocidos legalmente que la componen y producirse un retroceso en la política de normalización lingüística, ya que se impone el bilingüismo en los documentos internos, incluso en aquellos que se dirijan a comarcas valencianohablantes.

Anguita, contra el dogmatismo

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, presentó su nuevo discurso en la clausura de la VI asamblea de Esquerra Unida. Anguita se mostró partidario del ejemplo de Francia donde comunistas y socialistas gobiernan conjuntamente en base a acuerdos programáticos específicos. El dirigente de IU animó a los delegados a abrir sus sedes a los socialistas con luz y taquígrafos para que "sepan los de abajo lo que estamos pidiendo". "Si no hay desde abajo un clamor por la unidad no podemos cambiar las cosas", sentenció el coordinador de IU, que hizo un llamamiento a romper el castillo del dogmatismo. "Si existimos es porque la sociedad nos necesita y no nos necesita intransigentes y dogmáticos con una propuesta programática", dijo Anguita, que explicó también que se opone a las listas electorales conjuntas y que no hay que olvidar la actuación pasada de los socialistas, aunque ésta no debe impedir los acuerdos programáticos. El responsable de IU hizo un llamiento a los militantes a transmitir los mensajes de la formación política y a no fiarse de los medios de comunicación porque "frente a la consigna, la izquierda ha de utilizar la razón". Por su parte, Joan Ribó, tras su reelección explicó que la asamblea ha demostrado que "hay un gran acuerdo en las líneas fundamentales", aunque reconoció que había faltado tiempo "para realizar un debate tranquilo y para llegar a acuerdos en las listas". Joan Ribó animó a los delegados a trabajar por la unidad de la izquierda, "pero sin parar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50