Anguita acepta la propuesta del "compañero" Almunia para iniciar el diálogo

¿Qué es más, compañero o querido? En el corazón de Julio Anguita la palabra compañero tiene, posiblemente, más sentido del que la misma palabra sugiere. Así que ayer el coordinador general de IU hizo llegar al secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, una misiva encabezada por un expresivo y significativo "compañero Almunia". Que se recuerde, es la primera vez que Anguita utiliza estos términos para dirigirse a "compañeros" que no son de su organización. En términos de izquierdas y en términos poéticos significa mucho.

La carta a Almunia muestra, en primer lugar, la profunda satisfacción de Anguita por la aceptación del diálogo entre ambas organizaciones. Bien es verdad que no se resiste a utilizar alguna pequeña dosis de ironía en su escrito, pero ese desahogo no impide que, al final, el resultado de la misiva se resuelva en un canto hacia la unidad de acción entre las dos mayores fuerzas políticas de izquierdas.

Hay ironía cuando Anguita recuerda que, si se mira el diario de sesiones del Congreso de los Diputados, cualquiera puede descubrir que hay más coincidencias políticas entre socialistas y populares que entre IU y el PP. Pero no importa. Porque de eso no hace Anguita cuestión de principios. Al igual que Almunia, el coordinador general de IU prefiere acogerse a lo que une y no a lo que separa.

En cualquier caso, la carta de Anguita es un mensaje afectuoso, lleno de guiños hacia la unidad de acción. Algo ha cambiado en IU. Y ese cambio quiere el líder de la coalición que se traduzca también en las relaciones que ambas fuerzas inician ahora.

Hay principios fundamentales en cualquier programa electoral. Y Anguita le dice a Almunia que hay que unirse para defender lo público. Y le dice que hay que luchar por políticas de empleo y por hacer que en las diputaciones y en los municipios gobiernen las izquierdas.

Postura sobre Europa

Curiosamente, el coordinador general de IU evita pronunciarse sobre los acuerdos de los socialistas con otras fuerzas de izquierdas. Para ser más exactos, con los dirigentes de Nueva Izquierda. Respeta los pactos con éstos. Y si no los respeta, al menos evita pronunciarse sobre ellos, lo que no es poco. Algo parecido es su postura respecto a Europa. Aunque haya diferencias con el modelo europeo que defiende el PSOE, prefiere y propone buscar puntos de convergencia en el proyecto comunitario. Niega en cualquier caso que haya alianzas estratégicas de IU y del PP -la pinza- y defiende que lo que puede haberse producido son acuerdos puntuales que nada tienen que ver con la política de cada una de las organizaciones.Lo que vale, al final, es el mensaje de unidad que Anguita lanza no al querido, sino al compañero Almunia. Anguita también tenía interés ayer en precisar a José Borrell, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, que cuando dijo que él "no pinta nada" en las conversaciones IU-PSOE, no significaba nada peyorativo sino que, de una manera coloquial, quería transmitir que IU se relaciona con la dirección del PSOE. Unas explicaciones que, informa Anabel Díez, el propio Borrell ha dado por buenas. Otra cosa es y será que José Borrell participe en las reuniones de trabajo entre ambas formaciones. Desde un primer momento el candidato expresó su voluntad de intentar el diálogo con Izquierda Unida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50