Crítica:CRÍTICA SALSA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

De paso

Lucrecia Auditorio Municipal. Torrent. 5 de junio de 1998

Si la tradición es un punto de partida, la fusión es un lugar de paso. Lucrecia, que en su primer viaje a Valencia hace ya casi cinco años, andaba poniendo su firma incendiaria a los sonidos tradicionales de su Cuba natal, regresa ahora con los argumentos del mestizaje que refleja su álbum Pronósticos. Es decir, adornando guarachas, boleros, sones o guaguancós con solos de saxo de corte jazzístico, pulsaciones de bajo con aire jamaicano, o teclados juguetones trufados de pop. En realidad, lo mismo que los alumnos más aventajados de Elio Revé o Chucho Valdés, por citar dos directores y arreglistas relevantes de la isla, han comenzado a hacer en los últimos años. Nada más lógico cuando los más veteranos soneros cubanos han salido de sus ostracismo internacional y mostrado por doquier los maravillosos tesoros que la tradición isleña guarda y cultiva en su seno. Para artistas como Lucrecia, se trata de marcar la diferencia e inscribir en las partituras de siempre el signo de los tiempos. Pero la diferencia real de esta cantante afincada en Barcelona pivota, más que sobre los adornos, sobre la fuerza y sensualidad de su canto, sobre la magia de su interpretación personal. En ese sentido, daba igual que cantara boleros como Dos Gardenias y Sabor a mí, indefectiblemente culminados en clave de rumba, o pelotazos bailables como La Cigüeña y Un carro, una casa y una buena mujer, un guiño a los balseros donde la huella instrumental de los Van Van era palpable. Su voz penetra y seduce en todo momento, aunque la fusión instrumental no siempre está a la altura de su poderío vocal. Poco importa si sólo es una estación de paso hacia un nuevo estilo, una nueva Lucrecia que promete ser la Celia Cruz del 2000.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS