Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

MINISTRO CICLISTA

El ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, ha demostrado sus dotes de ciclista, durante una visita privada que realizó a Segovia el pasado fin de semana, midiendo sus fuerzas nada menos que con Pedro Delgado, ganador de dos Vueltas a España y de un Tour, que ahora realiza labores de comentarista deportivo. No obstante, Rajoy no olvidó su faceta de político y, preguntado por el resultado de la pugna, explicó que las batallas se dan para ganarlas, y cuando no es posible, como en este caso, lo mejor es negociar. El ministro, que montó una de las bicicletas que tanta gloria dieron a Delgado, abogó ante un grupo de periodistas que coincidieron con él casualmente en el parador de turismo segoviano por la creación de un departamento exclusivamente dedicado al deporte, al margen de la educación y la cultura. Incluso llegó más lejos, si esto fuera posible: se mostró dispuesto a cambiar su cartera con la de la ministra Esperanza Aguirre, «entregándole todo el poder» del ministerio del que ahora dependen las relaciones con las administraciones y los funcionarios, según explicó. Mientras esto llega y su imagen de fumador de habanos entra en colisión con la sana práctica deportiva, Mariano Rajoy encendió un buen habano nada más bajar de la bici.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de junio de 1998