Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo para que la organización de IU en Cataluña se llame Esquerra Unida i Alternativa

Salvo sorpresas de última hora, no del todo descartables, la organización de Izquierda Unida (IU) en Cataluña se denominará Esquerra Unida i Alternativa (EUA). El pulso entre los partidarios de la máxima identificación con IU y los partidarios de la soberanía en el ámbito catalán se decantó cuando la dirección de IU amenazó con no validar el proceso. La solución ha sido traducir el nombre de IU al catalán más un añadido cuya principal virtud es la de no haber sido propuesto por ninguno de los dos bandos que durante los últimos tres meses se han enfrentado sin descanso para imponerse en el proceso congresual que este fin de semana se cierra en La Farga de L"Hospitalet.

Las direcciones de los dos partidos comunistas, que en conjunto aportan aproximadamente el 80% de los delegados al congreso, llegaron a un acuerdo sobre el nombre el jueves por la noche. Sustituirá al provisional, que ha sido Unitat d"Esquerres.La nueva propuesta será presentada al congreso como fruto del consenso entre ambos partidos. Antes habían llegado ya al acuerdo de distribuirse los principales cargos de la nueva organización. Antoni Lucchetti, secretario general del PSUC-viu, el partido escindido del PSUC hace medio año, será el coordinador general, y el secretario general del Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC) será el presidente. Como en IU, el cargo más importante es el de coordinador general. La cuestión del nombre amenazaba con convertirse en un elemento traumático en el congreso, tanto entre las dos direcciones comunistas como entre éstas y los afiliados. Todo indica que la mayor parte de los afiliados preferiría la denominación Izquierda Unida a secas, como atestiguan los centenares de enmiendas presentadas con este objetivo. El grupo promotor del congreso, controlado por las dos direcciones comunistas, se arriesgaba a una derrota casi segura este fin de semana si no ofrecía una solución capaz de contentar a sus bases. Pero el margen de maniobra era muy estrecho, y de ello da fe que la base de la oferta de consenso sea, simplemente, la traducción de IU al catalán. El peligro de derrota era mayor todavía porque el debate sobre el nombre corre paralelo a la discusión acerca de la fórmula de articulación de la organización catalana de IU con la casa madre. La dirección del PCC se ha convertido en la abanderada de crear en Cataluña una organización completamente soberana, que pactara acuerdos políticos con IU a escala española. El sector más consecuentemente anguitista pretende crear en Cataluña una federación de IU, como todas las demás. Anguita, en la clausura También sobre esta cuestión hay presentadas multitud de enmiendas al congreso. La solución de consenso que será ofrecida a los congresistas es una fórmula llamada "soberanía jurídica y corresponsabilidad política". Es una reedición del modelo de relación entre el PCE y el PSUC, idealizado como si nada tuviera que ver con las crisis y las escisiones que arruinaron a ambos partidos a partir de 1981. Consiste en que dirigentes de EUA formen parte de la dirección de IU con voz y voto, y estén por tanto obligados por los acuerdos que allí se tomen. Y que dirigentes de IU asistan a las reuniones de la dirección de EUA con voz, pero sin voto. A caballo de estas dos cuestiones, el PCC y el PSUC-viu han librado en estos meses una agria batalla cuyo verdadero motivo era, sin embargo, el establecimiento de la correlación interna de fuerzas entre ambos partidos en EUA. Llevaron la pugna tan lejos que el lunes pasado la presidencia de IU amenazó con no asistir al congreso de L"Hospitalet este fin de semana y no reconocer a la nueva organización. En esas condiciones era obvio que el congreso no hubiera podido celebrarse. Pero el ultimátum del líder de IU, Julio Anguita, surtió efecto. Los acuerdos imposibles en tres meses se alcanzaron en dos días. Y ayer, a la vista de que ya no existía riesgo de un congreso de enfrentamiento descontrolado, la dirección de IU tomó la decisión de legitimar el proceso. De ello dará fe la participación esta tarde en la apertura del congreso de Víctor Ríos, coordinador de la presidencia de IU; de Paco Frutos, Javier González Pulido y Salvador Jové. Julio Anguita participará en la clausura, el domingo a mediodía. El enfrentamiento entre estos dos partidos ha relegado al papel de meros comparsas a las demás organizaciones implicadas. Uno de los partidos que forman parte de IU, Izquierda Republicana, se ha excluido del proceso porque defiende que Izquierda Unida tenga en Cataluña una federación como en las restantes comunidades autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de mayo de 1998

Más información

  • Un ultimátum de Anguita forzó el consenso entre los anguitistas catalanes