Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez embarga al Rayo para cobrar una indemnización de cinco millones

La Audiencia de Madrid ha ordenado el embargo de las cuentas bancarias y la taquilla del Rayo Vallecano. Esta medida obedece a que el club se ha negado a satisfacer la indemnización de cinco millones de pesetas que le fue impuesta por la Audiencia en relación con un caso de corrupción de menores cometido por un ex entrenador de la categoría infantil del club entre 1991 y 1993. La disposición cesará en cuanto el tribunal recaude el dinero que deben percibir los niños por los daños morales causados.

La Audiencia ha optado por esta medida tras resultar infructuosos los distintos requerimientos judiciales enviados al club para que pagase la indemización a los menores, que entonces rondaban los 11 años.La orden de embargo viene del juicio que se celebró en la Audiencia en diciembre de 1995 contra Jesús Enrique M. H., entrenador del equipo infantil B de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano. La Sección 17 de la Audiencia condenó al entrenador a un total de nueve años de cárcel por corromper a ocho integrantes del equipo infantil, de los que abusó sexualmente durante tres años. Les amenazó con expulsarles del equipo si contaban lo que les hacía, según la sentencia.

Aparte de los nueve años de prisión, los jueces obligaron al entrenador a resarcir a los ocho niños con cantidades que oscilan entre las 300.000 y el millón de pesetas. Y declaró al Rayo responsable civil subsidiario; es decir, que debía pagar esas cantidades si el entrenador no lo hacía o se declaraba insolvente.

Una vez firme la sentencia, la Audiencia requirió al entrenador para que pagase la indemnización, pero éste se limitó a entregar varias cantidades simbólicas de 11.000 pesetas. Adujo que no disponía de más dinero. Fue entonces cuando los magistrados comenzaron a requerir al Rayo Vallecano, como responsable subsidiario, para que abonase la indemnización. Pero el club, según fuentes jurídicas, ha hecho caso omiso.

En vista de ello ordenó una investigación de todas las cuentas corrientes de que dispusiese el Rayo en bancos y cajas de ahorro. Hasta el momento, sólo ha localizado una en el Barclays, con cerca de 600.000 pesetas, dinero que se halla en poder del tribunal. Como aún faltan fondos para completar el resto de la indemnización, la Audiencia ha dado ahora orden para que se embargue la recaudación de la taquilla del club. Y va a nombrar de oficio a un administrador para que, con de las fuerzas de seguridad necesarias, controle la taquilla y decomise el dinero que resta. La taquilla será decomisada en cuanto el club juegue en Vallecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • Un técnico del equipo fue condenado por abusar de ocho menores