Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 37ª JORNADA DE LIGA

«Pensamos más de la cuenta en Amsterdam»

Heynckes y Roberto Carlos dicen que la final ha distraído al Madrid

«Se podía ver qué equipo iba a meter el gol y probablemente iba a ganar». Jupp Heynckes, técnico del Madrid, apareció derrotado en la sala de prensa de Montjuïc. Su equipo no levanta cabeza: hoy continuará tercero y corre el riesgo de que le adelanten por detrás. La plaza que da acceso a la Liga de Campeones se presenta -de momento es ahora para el Athlétic, que juega hoy en Mérida- como una quimera. «Hay que pensar primero en el partido del viernes (ante el Betis, sexto actualmente a un punto del Madrid) y luego ya veremos. Últimamente se está hablando demasiado de la final y hay que borrar eso está en la mente de los jugadores al menos hasta que no se juegue el último partido de Liga», dijo para justificar la derrota de su equipo.Heynckes, que permanecerá hasta el final de temporada en el Real Madrid a pesar de los rumores que circulaban en Barcelona tras la derrota frente al Espanyol, admitió que su equipo no pudo liberarse de la fuerte presión a la que le sometió el equipo que dirige Juan Antonio Camacho. «Pero antes del descanso hemos jugado bastante bien y hemos tenido un par de ocasiones de gol. Luego ellos se han metido atrás, han jugado al contragolpe, su estilo preferido, y han marcado el gol. Con el 1-0 ha sido muy difícil encontrar espacios en defensa. Nos falta frescura, soltura y precisión en el toque y movimiento hacia arriba. Nos faltan aún cosas para jugar bien al fútbol».

¿Cómo puede a su equipo faltarle frescura en esta recta final de temporada?, le planteó un periodista. Heynckes quiso desbaratar la tesis de los jugadores de que están pagando ahora una mala preparación. «A veces no es todo una cuestión fisica. Nos falta toque y eso no obedece a la preparación. También interviene el factor mental. La temporada dura muchos meses y hemos tenido el agravante de que Mijatovic sale de una lesión al igual que Redondo. Muchas cosas influyen», dijo el técnico que al menos en este apartado tiene el apoyo de Sanz.

Tampoco añadió mucho más: no aceptó que a su equipo le hubiera faltado ayer agresividad. «Lo que nos ha pasado es nos hemos precipitado cuando estábamos en la poblada área del Espanyol...¿Si el equipo de hoy (por el que jugó en Montjuïc) es el que estará en la final? Yo siempre he considerado a los futbolistas de acuerdo con las circunstancias. No se puede decir que estos 11 jugadores sean los que estarán en Amsterdam el 20 de mayo. Para jugar muy bien a futbol nos faltan muchas cosas y espero que nos recuperamos el viernes y luego a la final», declaró el técnico del Madrid. En cualquier caso, su rostro denotaba su delicada situación, criticado en todos los frentes.

Las caras largas cundían en el vestuario. Nadie quiso hablar. Fue difícil que algún jugador se detuviera ante los micrófonos y los periodistas. Ni Raúl ni Redondo hablaron. Sólo Seedorf y Roberto Carlos se prestaron a analizar el partido. «Estamos desde hace dos o tres meses cansados (físicamente) de la temporada que hemos hecho. Y desde hace varias semanas estamos demasiado pendientes de la final de la Copa de Europa. Queremos despedir la Liga con una victoria ante el Betis. Será muy complicado y difícil», admitió el brasileño. Sin embargo, lanzó un último mensaje optimista: «No hay nada perdido. Si ganamos la Copa de Europa nadie se acordará de este último mes».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1998

Más información

  • «Nos falta frescura, soltura y precisión en el toque y movimiento hacia arriba»