Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMERO DE MAYO

La jornada registró enfrentamientos en Corea y en Turquía e incidentes en Europa

Calma en la mayoría de las capitales europeas -hubo algunos incidentes en Zúrich y en Polonia- y disturbios y enfrentamientos graves en los países más azotados por la crisis financiera en Asia, caso de Corea del Sur, o inmersos en convulsiones políticas como Turquía. En líneas generales, así trascurrió ayer la Fiesta del Trabajo. En Turquía, los enfrentamientos entre manifestantes y policías provocaron 74 heridos y más de 100 detenidos en la capital, Estambul. También en Corea del Sur se registraron enfrentamientos.En la capital, Seúl, 20.000 personas protestaron contra los despidos masivos que se producen en el país desde que estalló la crisis financiera. Los choques más violentos se produjeron entre miles de obreros metalúrgicos y la policía surcoreana.

La crisis ha marcado todas las manifestaciones celebradas en los países asiáticos. En Japón, el principal sindicato, la Confederación Sindical, convocó una marcha en Tokio por primera vez en siete años. A la manifestación asistieron unas 270.000 personas.

El descontento de la población se dejó notar también en Indonesia y Malaisia. En Indonesia, el presidente Suharto convocó una reunión «de crisis» de responsables políticos y militares para analizar la situación y hacer frente a la creciente inestabilidad social. También en Manila (Filipinas) miles de manifestantes protestaron contra el presidente Fidel Ramos, irritados por el empeoramiento de sus condiciones de vida. De cuáles son éstas en la región da una idea la reivindicación de los sindicalistas camboyanos: un día libre a la semana y ocho horas de trabajo diarias.

En Cuba, a pesar de la crisis económica, se celebraron multitudinarios desfiles en todas las ciudades. En el de La Habana, cerca de un millón de cubanos -según cálculos oficiales- marcharon ante Fidel Castro en la plaza de la Revolución, informa Mauricio Vicent. En Brasil y Venezuela, los sindicatos reivindicaron la lucha contra el paro y sistemas de seguridad social «justos». En Guatemala, la jornada estuvo marcada por el asesinato del obispo Gerardi, mientras que en México, las manifestaciones exigieron un mejor reparto de la mejora económica.

Extrema derecha

En las capitales europeas donde se celebraron manifestaciones, sólo hubo incidentes aislados. La excepción fue Leipzig (Alemania), donde se celebró una concentración de unos 10.000 ultraderechistas. La marcha acabó en choques con los 6.000 policías que la vigilaban y con cientos de contramanifestantes de extrema izquierda. En Alemania, medio millón de personas se manifestaron con los sindicatos en diferentes ciudades. La voz de la ultraderecha también se dejó oir en Francia, donde el líder del Frente Nacional, Jean Marie Le Pen, concentró en París a 2.000 partidarios.En buena parte de las manifestaciones celebradas en Europa, como en Roma, el euro y sus concuencias estuvieron muy presentes. En la capital italiana, 40.000 personas conovocadas por las centrales CGIL, CISL y UIL reclamaron una Europa más social y el desarrollo de los países del Sur.

La reivindicación de las 35 horas semanales y la lucha contra el paro fue la reivindicación principal en Portugal. El lema «Euro por el empleo» fue elegido también por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) para ser estampado en un globo aerostático y elevado sobre el cielo de Bruselas, en un día tan significativo. En el corazón de la antigua URSS, Moscú, la manifestación del Primero de Mayo reunió a unas 20.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 1998

Más información

  • Los sindicatos europeos reclaman más atención al problema del paro