Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Ninguno buscó la victoria

Desesperante. Ninguno de los dos equipos se propuso seriamente ir en busca de la victoria. Esperaron replegados en sus respectivos campos donde iniciaban una ligera presión. Además de cambiar de dueño con excesiva rapidez, el balón siempre viajó en horizontal. La lentitud en las acciones fue desesperante.Lo más fácil. El Madrid salió sin ningún entusiasmo. Al principio optó por el camino más fácil, con envíos en largo pasando de la elaboración. Recuperó la ortodoxia e intentó llegar haciendo transitar más el balón pero nunca seleccionó el pase correcto, sobre todo Seedorf.

Las prioridades. Orden y concentración defensiva como objetivo prioritario. Muchos apoyos en me dio campo para mantener la posesión, pocos desmarques de ruptura que pudieran romper el armazón, ninguna profundidad y esperar a alguna contra efectiva o a algún despiste.

MÁS INFORMACIÓN

Más ritmo. En la segunda mitad el Madrid aumentó el ritmo en una reacción de dignidad. La circulación del balón se aceleró. Hubo más movilidad y se crearon más espacios. Con la entrada de Morientes y Guti se ganó precisión y agilidad, aunque faltó sorpresa e improvisación.

Poca ambición. En su ánimo por conservar el empate el Athletie se replegó en exceso y perdió orden atrás. Se alejó demasiado de la portería del Madrid y pasó por apuros. Con los minutos recuperó el tono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de abril de 1998