La Bolsa de Madrid sube un 2,84% y rompe la barrera de los 800 puntos

La Bolsa española se apoyó otra vez en la subida del dólar para alcanzar cotas históricas, pero con la particularidad de que una vez conquistados los niveles máximos no hizo caso del recorte de la moneda norteamericana. El índice general de Madrid se anotó la mayor subida de este año, el 2,84%, y cerró en 801,38 puntos, con lo que supera una barrera psicológica importante. El mercado español volvió a registrar una subida superior a la del resto, confirmando que si días atrás las cotizaciones necesitaban un descanso, los inversores no.Como en días anteriores, el dólar fue el auténtico protagonista del mercado, con una subida que llegó hasta 155,82 pesetas y 1,8381 marcos, que hicieron saltar algunos rumores sobre una posible intervención del Bundesbank mediante la venta de dólares en torno al nivel de 1,8380 marcos. El rumor fue desmentido y fuentes del mercado de divisas indicaban que lo habitual es que los bancos centrales dejen notar su presencia, ya que ésto puede tener más efectos que la propia intervención.

Esta subida del dólar, previa a cualquier valoración real en el mercado de valores español -aún no había abierto la Bolsa de Nueva York- fue utilizada como trampolín por el mercado español. La ausencia de posiciones vendedoras hizo el resto.

El cambio en las valoraciones que los inversores habían hecho sobre el sector bancario, con el Central Hispano convertido en posible depredador tras haber aparecido siempre como víctima, sirvió para mejorar la situación global del sector, ya que ahora todos los grandes bancos españoles aparecen como compradores potenciales.

Si en los días anteriores se pensaba que el descenso de los precios, con la caída más fuerte del año, era una situación de trámite, ayer todos los inversores estaban convencidos de que tenían razón y apoyaron sus argumentos provocando la subida más fuerte del ejercicio, aunque no con la contratación más alta.

La aparición de algunas revisiones en las previsiones de los analistas, que apuntan ya a un índice en 827 puntos, empiezan a perfilar un decorado similar al del pasado ejercicio, según los inversores, en el que hubo revisiones hasta el último minuto. El hecho de contar con ese pequeño margen de maniobra, apenas el 3,2% desde el cierre de ayer, hizo que el papel desapareciera de la escena, con lo que volvían a ponerse en evidencia las dos dominantes de este ejercicio, y en sus justos términos: papel escaso y dinero abundante.

Dinero en deuda

En el mercado de deuda también se registró una vuelta del dinero, pero en términos más suaves, puesto que los analistas estiman que la rentabilidad a 10 años puede terminar el ejercicio en el 5,30% y ayer estaba en el mercado al 5,19%. En la última subasta del Tesoro quedó en el 5,14%. Estas expectativas confirman la idea de un repunte de la deuda en la segunda parte del año, lo cual, de producirse, también tendrá algún impacto en el mercado bursátil, aunque el margen es tan estrecho que el mercado de valores lo puede absorber en un solo día.

Las Bolsas europeas recuperaron la tendencia alcista en bloque, gracias a la apertura con empuje de Nueva York. El índice Dow Jones cerró con un avance de 125,06 puntos (1,48%) y quedó en 8.569,39, a escasísima distancia del récord. El impulso llegó esta vez de los datos sobre el empleo del pasado mes de febrero. La tasa de desempleo en EE UU bajó hasta el 4,6% desde el 4,7% de enero, al tiempo que se crearon 310.000 nuevos empleos, frente a unas expectativas de 253.000.

Aunque estos datos pueden hacer pensar en una nueva fase de aceleración económica, los mercados se mostraron tranquilos, puesto que no hay indicios de inflación a la vista.

En Europa, París cerró con una subida del 2,57%, Londres del 1,53% y Francfort del 1,85%, datos que adquieren todavía mayor valor al haberse producido al cierre de la semana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS