Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Dos equipos que hacen concesiones

De la mano. Si hay algo incierto es la imagen que nos van a ofrecer uno y otro. Ambos han tenido más momentos malos que buenos. Han hecho concesiones importantes. Mientras que Heynckes reconoce las dificultades, Van Gaal vende optimismo. Pero pesarán las individualidades. Apenas importa jugar bien o mal si Rivaldo hace lo que el pasado lunes en Santander o si Raúl despierta.Tendencia a ablandarse. El Barça no debe perder la compostura. Debe atender los desajustes defensivos que evidencia demasiado a menudo. Si mantiene el equilibrio entre las líneas y la concentración, es un equipo sólido y firme difícil de superar. La tendencia a ablandar la disciplina y el rigor defensivo es a veces preocupante. Van Gaal suele variar su forma de defender dependiendo de las circunstancias y de cómo se va desarrollando el partido: en Santander, empezó con tres defensas, lo que le acarreó serios problemas y terminó con cuatro sin solucionarlos.

No perder la paciencia. El Barça deberá tener paciencia. Hacer circular el balón con velocidad ha sido lo que mejor resultado le ha dado. Además, le permite mantener el orden. Figo y Rivaldo bien pegados en banda, abren el campo y crean espacios para Luis Enrique. Si Van Gaal lleva a Rivaldo más al centro, puede atascar el juego, pero tendrá al brasileño más cerca de la portería. Esta opción también le daría opciones a Sergi.

Ofensivamente. El Madrid tiene que dar velocidad a sus acciones. No le interesa que el partido sea muy vivo, pues podría llegar a acusar el esfuerzo del partido del miércoles contra el Bayer Leverkusen. Por ello, debe mantener la posesión del balón el mayor tiempo posible. Es importante jugar a pocos toques y evitar la presión del Barça. Si alterna el pase corto con el largo y el juego por dentro y por fuera, podrá sorprender mejor al equipo catalán, que tendrá muchos problemas para fijar los marcajes.

Defensivamente. Los madridistas tienen que jugar arropados y con poca distancia entre líneas para evitar que el Barca reciba en zonas intermedias y realice pases interiores. Cuando el balón esté en la banda, el equipo deberá bascular para ayudar al lateral en el uno contra uno. Tienen que estar muy atentos a las llegadas al espacio de los centrocampistas del Barça. No perder el sitio y fijar bien los marcajes en las continuas rotaciones que realizan los azulgrana. Para ello, conviene que realicen la presión de forma colectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 1998