Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pan Am vuelve a cerrar tras su fallida reestructuración

La aerolínea, de Miami (Florida, EE UU) Pan Am ha vuelto a declararse en bancarrota, después de haber resucitado de sus propias cenizas en 1996 como operador de vuelos a precio de saldo. Había quebrado en 1991. Unas 1.500 personas se quedarán sin empleo y cientos de pasajeros perderán sus billetes por el parón inmediato de la actividad. Pan Am ya no era desde hacía mucho tiempo el legendario pionero de la aviación comercial en EE UU: en 1991 había cerrado su terminal en el aeropuerto JFK de Nueva York y había retirado su logotipo del famoso edificio de Manhattan.Hace dos años un grupo de inversores compró la marca por el prestigio que tiene, al menos de oídas, y la empresa renació con el nombre de Pan American World Airways, aceptando una posición de tercera línea y especializándose en vuelos baratos entre Nueva York, Miami y Puerto Rico.

Pero ni así Pan Am pudo recuperar su imagen ni su clientela. La reducción de costes no funcionaba, los inversores huían y el público apenas sabía de su existencia. El pasado mes de septiembre adquirió Carnival, otra aerolínea de descuento radicada en Florida, eliminó 550 puestos de trabajo y reestructuró sus rutas, pero la caída era imparable.

La dirección de la nueva Pan Am, que también había atravesado numerosos cambios, dijo ayer que seguiría buscando financiación o algún tipo de fusión para intentar una nueva recuperación.

Hace apenas una semana, Pan Am volvió a recortar personal y vuelos y a guardar algunos aviones en el hangar para recortar costes. El miércoles por la noche la crisis tuvo un escenario de lo más patético cuando los empleados del aeropuerto de Nueva York se negaron a poner combustible a un avión lleno de pasajeros. Al parecer Pan Am debe cuatro millones de dólares (más de 600 millones de pesetas) a sus acreedores.

Pan Am fue la aerolínea más reconocible del mundo desde su fundación en 1928. Pero su nombre quedó gravemente dañado en 1988 por la explosión del vuelo 103 sobre Lockerbie (Escocia) en la que murieron 270 personas por un atentado terrorista que todavía está en los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998