JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Nasek verdugo de Norteaméca

La República Checa, que ya había eliminado en cuartos de final a Estados Unidos, completó la relativa sorpresa y acabó con toda Norteamérica al dejar en la cuneta ayer en semifinales del hockey sobre hielo a Canadá. Tras ganar un intensísimo partido que necesitó de prórroga y penaltis jugará la final con Rusia, el otro vencedor lógico, aunque con trabajo, de Finlandia.

Wayne Gretzky (New York Rangers), el mejor jugador de la historia de la NHI, no podrá despedir su carrera con una medalla de oro olímpica. Europa ha ganado la apuesta de los profesionales del hockey sobre hielo y, especialmente, un portero checo, Dominik Hasek (Buffalo Sabres), absolutamente excepcional. Por algo fue elegido la temporada pasada el mejorJugador de la NHL. Ha sido el mejor en todo el torneo, fue el gran artífice de la victoria sobre los estadounidenses y ayer tras encajar sólo un gol ante toda la armada canadiense, paró cuatro penaltis del desempate.y obligó a Eric Lindros (Philadelphia Flyers), la otra gran figura canadiense a estrellar la pastilla en el poste en el cuarto.

Más información
Se volvió a caer el esquí español
Jornada capicúa en suelo

La República Checa es un enemigo peligrosísimo como demostró otra vez ayer. El encuentro con Canadá fue una exhibición de guardametas, porque el canadiense Roy (Colorado Avalanche) es también espléndido. Pero a los 9.46 minutos del tercer periodo no ,pudo detener un enorme tiro lejano de Slegr (Pittsburgh Penguins). Parecía el fin de Canadá, pero si Estados Unidos se fue por la puerta trasera, sus vecinos del norte demostraron una calidad y un coraje que pudieron perfectamente haberles llevado a la final. A falta de 1.03 minutos, Linden (New York Islanders) consiguió batir a Hasek tras una auténtica carga de fusilería. Los checos acusaron el empate y teniendo a Hasek en la portería miraron ya claramente a los penaltis. La prórroga era de muerte súbita y tampoco Canadá arriesgó. Pero la táctica le salió bien a la República Checa.

El 'cohete ruso'

Rusia, en la otra semifinal, tuvo la clave en su capitán y delantero estrella, Pavel Bure (Vancouver Canucks), que justificó su apodo de El cohete ruso solucionó el áspero partido ante Finlandia con cinco goles del 7-4 final. Aunque los finlandeses no pudieron dar la sorpresa como ante Suecia, molestaron infinito. Igualaron nada menos que el 3-0 inicial logrado enterito por Bure y también se pusieron 4-4. Con 5-4, tras los goles de Zhaninov (Chicago Blackhawks) y Kovalenko (Edmonton Oilers), y cuando Finlandia aún amenazaba con empatar de nuevo, Bure sentenció con dos tantos más. Rusia, una NHI, completa, se encontrará así nuevamente con la República Checa, una NHL selecta, a la que ya ganó (2-1) en la fase anterior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS