Entrevista:

"A Madrid le va bien cualquier música, salvo el chotis"

El músico burgalés Mariano Marín (Pradoluengo, 1959) ya imaginaba desde su infancia que su vida iba a estar dedicada al piano. A los 10 años ya pasaba largas horas sentado delante de él con un montón de partituras que intentaba descifrar él solito. Cuando se soltó con las teclas comenzó a componer música en invierno, y en verano recorría las ciudades tocando con orquestas. Llegó a Madrid en 1984, y mientras acababa la carrera de piano, se matriculó un año en la entonces Aula Moderna i Jazz, una escuela catalana que enseñaba a sus alumnos los sistemas de enseñanza de la Universidad americana de Boston. Luego, tras trabajar de pianista en varios bares de la ciudad como, por ejemplo, Casa Pueblo, tocar con el grupo de folclor Mosaico, el cantautor Paco Ibáñez y la cupletista Charo Centenera, formó un dúo con el cantante Ángel Ruiz, con quien acaba de estrenar su tercer espectáculo: 101 años de cine. Hace tres años logró su sueño: hacer música para cine. Contactó con el director de cine Alejandro Amenábar y colaboraron juntos en las bandas sonoras de las películas Tesis y Abre los ojos. Este año, por el momento, ya tiene encargado componer la música para otros dos largometrajes españoles.

Pregunta. ¿En qué consiste el trabajo de músico de cine?

Respuesta. En ilustrar y apoyar una imagen, pero sin resaltar. El público tiene que salir del cine sin haber reparado en la música y, a la vez, esa música debería haberle producido distintos estados de ánimo durante la película. Jamás la música tiene que estar por encima de la imagen ni del diálogo.

P. ¿Cuáles son sus músicos de cine preferidos?

R. Me gustan los clásicosVictor Young y Dimitri Tiomkin, los españoles Alberto Iglesias y Bingen Mendizábal y el americano John Williams.

P. ¿Con qué tipo de música definiría el Madrid actual?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Al Madrid de hoy le va bien cualquier tipo de música menos un chotis.

P. ¿Cómo está la formación musical en Madrid?

R. Bastante floja. A la música en Madrid (y en el resto de España) no se le da el valor de una carrera, aunque uno tenga que estudiar alrededor de ocho años solfeo y piano para obtener un título de conservatorio. Aquí no hay rigor musical.

P. ¿Qué formación debe tener un músico?

R. Yo opino que la verdadera formación es la que se recibe en los conservatorios. Nuestra cultura musical está más cerca de los clásicos que otros países.

P. ¿Por qué le gusta componer música para cine?

R. Porque, aparte de que a mí me cuesta mucho trabajo componer por mí mismo, sin encargos, actualmente uno de los pocos mercados que hay para hacer música sinfónica es el cine. Me gusta porque componer es el trabajo del arquitecto en música.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS