Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia y Arzalluz excluyen el terrorismo del debate electoral vasco

El PSOE y el PNV no han firmado aún la paz, pero sí han llegado a un pacto implícito de no agresión. Ésta es la impresión de los socialistas tras la reunión que anteanoche mantuvieron en Bilbao su secretario general, Joaquín Almunia, y el presidente peneuvista, Xabier Arzalluz. De momento, ayer transmitieron un acuerdo nada desdeñable: la exclusión del terrorismo de los temas de enfrentamiento sobre los que debatirán en las elecciones vascas de octubre. Almunia también tiene la impresión de que el PNV no se siente vinculado al PP de manera cerrada para lo que resta de legislatura, sino que aprobará o desaprobará asunto por asunto.

"La reunión ha ido como era de prever". Así se lo manifestó ayer el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, a los miembros de la Comisión Permanente del partido. Lo principal de su encuentro con Xabier Arzalluz, líder del PNV, es que ambos se comprometieron, según la versión socialista, "a evitar que la lucha antiterrorista o todo lo relacionado con ETA forme parte de los temas que necesariamente serán motivo de discrepancia en las próximas elecciones vastas". Almunia se dio por satisfecho.La tensión venía por la escalada verbal que últimamente caracteriza la relación entre el PSOE y el PNV. La gota que hizo rebosar el vaso se produjo la semana pasada, cuando el diputado peneuvista Xose Joan González de Txabarri comparó a José Barrionuevo, ex ministro socialista del Interior, con el dictador chileno Augusto Pinochet.

"Si Arzalluz hubiera hablado con él después de nuestra cena, [González de Txabarri] no habría hecho tales declaraciones", dijo Almunia, dando a entender que el líder del PNV no comparte esas manifestaciones.

Por la información transmtida por Almunia de la hora y media de encuentro entre él y el líder del PNV, los socialistas sacaron la impresión de que "Arzalluz siente simpatía por el presidente, José María Aznar; escasa simpatía por el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y ninguna por el presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz".

Tanto Almunia como Arzalluz insisten en público en que no están dispuestos a utilizar el dolor que produce el mazazo terrorista de una manera partidista. En ese sentido, miembros de la dirección socialista aseguran que Arzalluz coincide con ellos en privado en criticar algunas actitudes del PP tendentes a sacar provecho de los atentados.

No habrá elecciones generales este año y quizá tampoco las haya el próximo. Esta impresión también la corroboró Almunia en su entrevista con Arzalluz, aunque el líder peneuvista le aseguro que su formación no se siente vinculada al PP por lo que queda de legislatura.

"Le he pedido a Arzalluz que no sirvan de coartada al PP para que siga con sus tics autoritarios y ha tomado nota", concluyó Almunia.

En el PSOE están también molestos con el Gobierno del PP por su actitud en materia terrorista. Consideran que el Ejecutivo ha actuado con deslealtad. Juan Alberto Belloch, portavoz de Justicia e Interior del PSOE, ha preguntado al titular de Interior, Jaime Mayor Oreja, qué tipo de conversaciones o relaciones ha establecido con el grupo Gernika Gogoratuz, cuyo fundador Juan Gutiérrez, se ha entrevistado en repetidas ocasiones con el ministro. "La información que nos ha dado no es nada satisfactoria", dijo ayer lacónicamente Joaquín Almunia. Los socialistas se sienten objeto de una doble deslealtad. Por un lado, porque se estableció un contacto con un grupo que iba a hablar con HB sin que ellos lo supieran, siendo como son miembros de primera línea de los pactos de Ajuria Enea y de Madrid. Por otro, porque se habría hablado de una estrategia con vistas a un futuro diálogo por la paz del que el PSOE estaría excluido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998

Más información

  • El PSOE acusa de deslealtad al Gobierno