Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cartas con mucho 'maná'

El Círculo acoge la primera prueba de Magic, un juego entre el rol y el azar

Colocados frente a frente, dos jugadores o poderosos magos se disputan sus 20 vidas. Estratégicamente distribuyen sus cartas sobre el tapete verde para destruir al contrario. "Es un juego que engancha", aseguran todos.Durante dos días, el Círculo de Bellas Artes ha acogido el primer Grand Prix del año de Magic, un peculiar juego de cartas con más de 120. 000 jugadores federados en todo el mundo, 3.000 en España y unos 700 en Madrid. A este encuentro han acudido 320 personas, la mayoría chicos de entre 16 y 25 años. "Todos los que hemos venido aquí es porque creemos que tenemos posibilidades", explica José Carlos Sánchez, de 23 años y de Alcalá de Henares. El Grand Prix es internacional, con jugadores de Italia, Francia, Portugal, Alemania y Estados Unidos. "Los americanos son los masters, los que más saben", asegura Rafael Jiménez, barcelonés de 24 años y uno de los mejores jugadores de Magic de España. De hecho, ayer ganó un estadounidense: Steven Mahoney Schwartz.

Caballeros, dragones, guerreros, criaturas horrendas y diablillos, son algunos de los protagonistas del juego. Cada uno aporta un efecto propio al desarrollo de la partida. En total existen más de 2.000 cartas distintas de entre las cuales cada jugador realiza su propia baraja. "Me he pasado tres semanas pensando en el mazo que iba a utilizar aquí en Madrid. Lo bonito de este juego es que te hace pensar", comenta Rafael. Un sevillano de 18 años, Israel Rosales, añade: "Para ganar tiene mucho que ver la baraja, la suerte y la habilidad de cada uno". Las partidas no suelen durar más de 15 minutos y se resuelven con 60 cartas por jugador.

Ayer se disputó la final. "Me ha tumbado con un maná [energía] de calor. Es la única carta para la que no estaba preparado", se lamentó Rafael, uno de los jugadores. Tan sólo quedaban 64 de los 320 que comenzaron el sábado. Los 32 primeros reciben un premio en metálico: unas 300.000 pesetas el mejor, y 30.000 los últimos. "En total son más de dos millones de pesetas en premios", aclaró Bruno van Speybroeck, relaciones públicas de la empresa editora del juego, Wizard of the Coast. Los primeros también podrán participar en el Pro Tour que, se celebrará en mayo en Los Angeles (Estados Unidos).

"Lo bueno de esto es que te da la oportunidad de viajar, además de conocer gente", apuntó Israel, "hasta ahora no había salido de Sevilla, y con los torneos ya he estado en Portugal y París". Pero no todos los aficionados al Magic se dedican a jugar. Muchos prefieren el coleccionismo. "En encuentros como éste hay mucha gente que tan sólo viene a comprar y vender cartas. Suelen ser más baratas que en las tiendas", aseguró Israel Hernández, enganchado al Magic desde hace cuatro años. Hay quien paga lo que sea por conseguir un raro ejemplar.

Massimo Exposito, un italiano de 24 años, vendió una de sus cartas por 38.000 pesetas. "Es una carta cara porque está muy buscada y da mucho maná", indicó. A Israel le han llegado a ofrecer un Opel Tigra por una de sus cartas. "No la he soltado", se complace aún. La próxima cita de Magic tendrá lugar en Río de Janeiro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de enero de 1998