FÚTBOL DECIMONOVENA JORNADA DE LIGA

A vueltas con el sistema

La derrota ante el Betis reabre el debate en el Madrid sobre su solidez

, Vuelve el debate. Y no sólo sobre el sistema, que sigue cuestionado por algunos sectores del Real Madrid. Al barullo se han sumado quejas sobre la debilidad defensiva del equipo la falta de tensión de algunos Jugadores (Seedorf, por ejemplo), los problemas de oficio y los despistes que han llevado al conjunto blanco a recibir en las 11 últimas jornadas un total de 16 goles. El mismo equipo que únicamente encajó un tanto en los ocho primeros partidos de Liga, sólo ha sido capaz de conservar su puerta a cero en los últimos 11 una sola vez, ante el Mérida. La derrota en Sevilla (3-2) ante el Betis ha recrudecido la situación.La disparidad de criterios se ha extendido más allá del vestuario. Ayer, en el entrenamiento del Madrid, un aficionado increpó al técnico, Jupp Heynckes, al grito de "ponga de una vez el doble pivote". El entrenador alemán no se inmutó, pero sí Panucci, que salió en su defensa, y se enzarzó en una discusión con el seguidor madridista.

El equipo continúa dividido por la cuestión del doble pivote desde el principio de temporada. Y aunque algunos jugadores ya han rebajado esta discusión para reforzar el centro del campo del equipo, siguen reclamando a toda costa retoques tácticos para ganar solidez. Ayer, Guti, por ejemplo, después del partido confirmó en la Cadena Ser el sentir de parte de la plantilla: "Algo hay que hacer. Los movimientos defensivos los hacemos mal. No sé si un doble pivote, o colocar un defensa más, pero algo hay que hacer".

En el plano individual también hay diferencias. Jaime no es lateral derecho y su compañero de banda, Seedorf, juega a disgusto en esa zona -prefiere actuar por el centro y más liberado en tareas defensivas-. Ambas cuestiones han generado que el costado diestro del equipo sea un coladero.

El Madrid no tiene problemas por arriba, donde la calidad que acumula le permite estar tranquilo pese a los malos momentos individuales de alguna de sus piezas. Pero por atrás se retuerce. Ayer, tras el entrenamiento del equipo, Roberto Carlos abundó en este preocupante contraste: "Debemos preocuparnos más de la parte defensiva que de la ofensiva. Es importante que juguemos bien, pero también lo es estar atentos y mantener la concentración. El equipo se durmió, sobre todo al principio de la segunda parte, y eso no puede volver a pasar".

La derrota del Madrid ante el Betis fue interpretada por Raúl, autor del segundo empate, en similares términos: "Nos faltó concentración y oficio". Jupp Heynckes, el entrenador, que sigue convencido de que el problema no es tanto de sistema como de actitud, todavía no ha hablado con los jugadores sobre la situación.

Y tendrá que hacerlo. Los números son rotundos: en las ocho primeras jornadas, Cañizares sólo encajó un tanto; en las 11 siguientes, 16. El Madrid, desde ese punto de inflexión en su temporada, no se ha quedado sin marcar en un solo encuentro de Liga, pero le hacen goles con demasiada frecuencia. Sólo el Mérida, que desperdició un penalti, no anotó ante los blancos.

La tensión se adivina en el ambiente. Aunque el equipo apela a la duración del campeonato, sabe que se ha quedado en una situación crítica ante el líder. Sobre todo, cuando el Barcelona tiene aún pendiente, y así lo tendrá hasta el 7 de abril, su visita al Villamarín, y el Madrid tiene a la vuelta de la esquina, el sábado, el derby en el Vicente Calderón. El Madrid sabe que no puede tropezar ante el Atlético si no quiere liberar de problemas a su competidor por el título.

Retraso de Karembeu

Por otro lado, la presentación del francés Christian Karembeu, prevista para la mañana de hoy, ha quedado suspendida. Su representante, Milán Calasan, no consiguió llegar ayer a Madrid para cerrar los flecos de la operación al encontrarse enfermo. En el club blanco se le espera hoy.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS