Otro centenar de muertos en Argelia marca el comienzo del mes de ayuno de Ramadán

El comienzo ayer del Ramadán -el mes de ayuno de los musulmanes- ha dado pie a los grupos islamistas de Argelia para intensificar sus acciones de terror, que en los últimos 10 días han causado unas 350 víctimas, según el recuento de la prensa local. Las últimas, un centenar civiles asesinados desde el pasado domingo en falsos controles de carreteras, incursiones en aldeas y otros atentados en lo que el diario El Watan, calificó ayer de "una lógica genocida y de venganza" de grupos islamistas aislados. En ese mismo periodo el Gobierno sólo ha reconocido 59 muertos.

El último fin de semana anterior al Ramadán mes considerado por los grupos extremistas como propicio para llevar a cabo la guerra santa con acciones piadosas que santifican ha sido especialmente sangriento. Los 38 muertos de que se hacía eco la prensa del lunes se convirtieron en 41, al encontrarse tres nuevos cadáveres en Safsaf. Pero incluso esa cifra ha quedado rápidamente eclipsada por las nuevas informaciones de crímenes que se han ido recibiendo desde el domingo.En la aldea de Faudj, cerca de Medea (a 70 kilómetros al sur de Argel), 34. de sus habitantes, fueron degollados en la noche del domingo al lunes. De acuerdo con el independiente Le Soir d'Algérie se trató de 19 mujeres, 11 niños de entre uno y ocho años y cuatro hombres. Los asesinos pusieron una trampa explosiva en uno de los cuerpos que explotó más tarde, provocando varios heridos entre los parientes y equipos de rescate que se trasladaron al lugar de la matanza, según el vespertino.

Antes, el periódico La Tribune había informado de 20 muertos en Medea. El periódico argelino no dió más detalles, al calificar la noticia "de última hora"

Una espiral sin fin

Fuentes occidentales cifran en 65.000 las víctimas del terror en Argelia desde principios de 1992, cuando las autoridades anularon las elecciones generales en las que iban ganando los extremistas islámicos. Amnistía Internacional eleva esa cifra a 80.000.El Gobierno de Liamín Zerual responsabiliza de esos crímenes a las guerrillas islámicas. Descontando, el centenar de víctimas de que se tuvo noticia ayer, la suma de los últimos crímenes multiplica por cuatro las 59 víctimas reconocidas por elrégimen argelino en la semana que concluyó el domingo.

Miles de civiles, la mayoría de ellos campesinos en aldeas remotas o habitantes de barrios pobres en los alrededores de Argel, han sido asesinados en lo que va de este ano.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La lista de las últimas barbaridades cometidas es larga, e incluye los mismos elementos de matanzas anteriores. El domingo, 14 civiles fueron degollados o asesinados a machetazos cuando se encontraron con un falso control de carretera cerca de la zona de Sfisef en la provincia occidental de Sidi Bel Abes, 380 kilómetros al suroeste de Argel, según informó el periódico argelino El Watan.

Ese mismo día, 17 personas fueron asesinadas en una matanza parecida en el control falso en la vecina aldea de Mustapha Benbrahim, de acuerdo con la información públicada en el diario La Tribune.

En una matanza que tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo, los asesinatos degollaron a 11 personas en la aldea de El Buacheria en la región de Chlef, a 170 kilómetros al sur de Argel, según El Watan.

Otras 10 personas fueron asesinadas en una matanza parecida durante el fin de semana cerca de la zona de Aflu en la provincia de Laghuat, a 320 kilómetros al sur de Argel, según La Tribune, y unos siete más, miembros de dos familias, fueron degollados el domingo por la noche en la región de Djelfa, a 100 kilómetros al noreste de Aflu.

Los asesinos degollaron a un padre y a su hija en la región de Djelfa, añadió La Tribune, sin decir el lugar exacto del crimen.

Además, dos trabajadores de la empresa estatal de petróleo Sonelgas murieron el domingo en la zona de Telagh en la región de Sidi Bel Abes, cuando su coche se topó con una bomba, informó El Watan.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS