BALONCESTO: LIGA ACB

El Joventut convierte en fácil la victoria frente al Huelva

Nada resulta tan sencillo como parece. Y menos en el mundo del deporte. Para el Festina Joventut enfrentarse al Ciudad de Huelva no debía suponer una gran complicación. Se trataba de dos equipos que mantienen una línea absolutamente inversa en la Liga ACB. Mientras los de Badalona aspiran ya con nueve victorias y cinco derrotas a clasificarse para la Copa del Rey, el Huelva ha debido reforzarse las últimas semanas para intentar abandonar el farolillo rojo de la clasificación.El grupo de Sergio Valdeolmillos ha ganado sólamente dos encuentros de los 14 que lleva disputados. Sin embargo, también ellos tienen un factor para la esperanza. Su último triunfo lo lograron en la anterior jornada, en la pista del TDK Manresa, uno de los equipos que mejores resultados está registrando este año. Ese aspecto fue el que indujo a Alfred Julbe, técnico badalonés, a tomarse con mucha seriedad todos los preparativos para el encuentro de ayer.

La luz de alarma se encendió pronto. A los 40 segundos de partido, Julbe solicitaba ya el primer tiempo muerto, con un marcador de 0-4. No era aún una situación preocupante, pero sí un aviso, que el técnico transmitió a sus jugadores. El partido deambuló por inciertos derroteros para los locales, mientras el base del Huelva, Pablo Martínez, pudo hacer alarde de sus incuestionables cualidades. El tanteador iluminó un 13-23 y un 20-28 (minuto 11) ciertamente preocupantes. Un tanteo que acreditaba el desajuste del grupo badalonés.

Sin embargo, el decorado comenzó a cambiar a partir de que Martínez cometió su tercera falta personal y tuvo que dosificar su participación en el partido. La Peña logró entonces un parcial de 9-0, y llegó al descanso con el partido controlado: 48-40. Sinn Martínez, los andaluces quedaron heridos. Ni Hansen, ni Vilchez igualaron la destreza de su compañero, y el equipo se resintió.

La crisis del Huelva se agudizó en el segundo tiempo, coincidiendo con los mejores momentos del grupo de Julbe. André Turner fue entonces un excelente director, Tanoka Beard agudizó su acierto bajo los aros, y Jackie Espinosa mostró una especial inspiración en sus penetraciones. La rueda del Joventut comenzó a demoler al Huelva, que ya carecía de toda capacidad de reacción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de diciembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50