Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL: SEGUNDA DIVISIÓN

Óscar Ruggeri se despide del fútbol con un gol

Buenos Aires

El defensa argentino Óscar Alfredo Ruggeri puso ayer punto final a una trayectoria de 17 años en el fútbol profesional. Se despidió con un gol, de penalti, que contribuyó a la victoria del Lanús, su equipo, sobre el Estudiantes de La Plata (3-0).Ruggeri, de 35 años, tan sólo jugó nueve minutos. En realidad, esperó a que el encuentro le hiciera un guiño para irse. Así, en cuanto el árbitro sancionó con penalti una caída dentro del área de su compañero Claudio Enría, supo que había llegado su momento. Lanzó la máxima pena, la convirtió en gol y se fue para siempre entre las ovaciones del público.

El Cabezón, como se le apodó popularmente, debutó en la Primera división argentina el 8 de junio de 1980 con la camiseta del Boca Juniors. En su país de origen también jugó en el River Plate, el Vélez Sarsfield, el San Lorenzo y el Lanús. Pero además, militó en el fútbol español (Logroñés y Real Madrid), el italiano (Ancona) y el méxicano (América).

El Mundial 86

En España, Ruggeri conquistó un título de Liga con el Real Madrid, en la temporada 1989-90. No siguió en el club blanco, pese a que actuó en 31 partidos de Liga y marcó dos tantos. Llegó al Madrid procedente del Logroñés, donde había disputado 34 encuentros y anotado un gol, en el primer año de John Toshack en el banquillo del Bernabéu. Fue la última Liga de la quinta del Buitre. Cuando dejó el club, en su lugar fue fichado el yugoslavo Spasic.Sus cifras argentinas son mejores: 425 partidos oficiales, 33 goles. Y con la selección: 98 encuentros, 8 tantos. Su conquista más brillante la obtuvo en 1986, cuando ganó el Mundial de México 86.

A Ruggeri, su despedida, le dejó un sabor agridulce: "He sentido una sensación muy rara: por momentos amargura y por otros, felicidad. Pero sé que di todo lo que pude y que, además, hice lo que quería: retirarme dentro de una cancha de fútbol".

No fue un jugador técnico y pegó más patadas de las recomendables, pero su carácter y oficio le permitieron dedicarse al fútbol durante 17 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1997