Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fisco alemán recauda 1,45 billones menos de lo previsto

El erario público alemán (Estado, regiones y municipios) recaudará 17.300 millones de marcos (1,45 billones de pesetas) menos de lo previsto en 1997, lo que supone un 2,1 %, y 22.400 millones de marcos (1,88 billones de pesetas) menos en 1998, según las estimaciones oficiales realizadas por los expertos financieros en Berlín y dadas a conocer ayer en Bonn. Estas estimaciones corrigen sustancialmente las realizadas en mayo pasado y se deben sobre todo a la mengua de los ingresos fiscales.Las cifras difundidas no impidieron, sin embargo, al ministro de Finanzas, el socialcristiano Theo Waigel, mostrarse optimista sobre el cumplimiento por parte de Alemania de los criterios de Maastricht, que prevén un déficit presupuestario no superior al 3% del producto interior bruto. En una rueda de prensa celebrada anoche, Waigel manifestó que ése será precisamente el déficit en 1997.

El ministro exhortó al Partido Socialdemócrata Alemán (el SPD), en la oposición, a reiniciar negociaciones sobre la reforma fiscal. Éstas se rompieron el pasado septiembre por falta de acuerdo.

En total, el Estado, las regiones y los municipios deberán ingeniárselas para compensar 39.700 millones de marcos menos de lo previsto en el periodo de dos años. En 1997, un total de 6.700 millones de marcos dejan de ingresar en las arcas del Estado federal y otros 9. 100 dejan de hacerlo en las cajas de las regiones. Para el año que viene, la relación es de 9.500 millones de marcos que no llegarán al presupuesto federal y 10.300 millones que no ingresarán en las cajas regionales. Por segundo año consecutivo, las recaudaciones fiscales en Alemania serán este año inferiores a las del ejercicio precedente.

Se calcula que el total de la recaudación será de 795.100 millones de marcos, lo que supone un 0,6% menos que en 1996. En aquel ejercicio se recaudó ya un 1,8% menos que el año anterior. Waigel consideró ayer que la mengua se debe principalmente a la extensiva utilización de las posibilidades de rebajar impuestos y sólo en parte a la insatisfactoria situación en el mercado de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1997