Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL GRAN CLÁSICO DE LA LIGA

"Tengo la sensación de que vamos a ganar"

"¿Si la gente se acuerda del 4-1 en la Supercopa?", se preguntó ayer Louis Van Gaal, técnico del Barça. "Pues yo también retengo el 2-1 nuestro del partido de ida. Es una utopía pensar que no vamos a perder nunca, pero nosotros convertimos una utopía en realidad [en su época en el Ajax]. Tengo la sensación, y los jugadores, de que mañana [por hoy] vamos a ganar. Y eso es lo más importante".

No va ni de víctima ni de perdedor. "¿Si creo que esto es un examen?", dijo repitiendo la pregunta. "No quiero ganar sólo para taparle la boca a nadie... Ni esto es un examen para mí ni para mis jugadores. Estamos inmersos en un proceso y vamos mejorando. Estoy feliz y contento. Llevamos cuatro puntos al Madrid y quizás volvamos con siete". Más tarde, ya en Madrid, dijo que firmaría un empate porque aún 18 permitiría seguir líder, pero "no creo que mis jugadores lo quieran".

Van Gaal ha capeado las críticas pidiendo tiempo y con la estadística en mano. Y esta refleja que el Barca suma 22 puntos, cuatro más que el Madrid y que seguirá siendo primero después del partido. "La presión la tienen ellos", argumentó, "sÍ perdemos aún seremos líderes. Se pueden comparar nuestras dos trayectorias porque nos hemos medido casi a los mismos rivales. Nosotros no hemos hecho más que empezar y el Madrid mantiene la continuidad respecto a la temporada anterior. Esa es la diferencia". Y tampoco se plegó cuando se le expuso los caminos opuestos que Barça y Madrid han trazado hasta ahora en Europa: "Ya dije hace tres meses que ellos estaban en el grupo más flojo y nosotros en el más fuerte. Se nos debe medir en la Liga. Y son ellos quienes deben estar inquietos".

El Bernabéu no será una excepción y el Barca, dijo Van Gaal, saldrá a ganar como lo ha hecho en las últimas ocho jornadas. Y ni siquiera le agradó la frase de si prefería jugar mal y vencer, como defendieron varios de sus futbolistas. "Lo que yo quiero es jugar bien y ganar", dijo, seco, contundente. Casi ni replicó a Heynckes por el miedo que tienen los azulgrana cuando juegan en el Bernabéu -"Es su opinión, pero que mire mis estadísticas"- y menos a las críticas de Cruyff -"No voy a contestar a alguien ajeno a la estructura del club"- Sin embargo, aplaudió que el Barça hubiera tenido en su día paciencia con él cuando lo fichó como entrenador: "Hay que ser paciente con los entrenadores que juegan al ataque, que asumen riesgos y con tres defensas. Por eso Cruyff tuvo éxito".

Tiene claras las claves. Sabe que será vital el equipo que marque primero y el talento que desequilibra. Y acabó lanzando dos deseos en uno: "Sé que el enemigo natural del Barca es el Madrid. La gente tiene ese sentimiento más acusado que yo y por eso quiero ganar. Es cuestión de prestigio. Y tras 38 partidos, quiero tener o más goles o un punto más que el Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1997

Más información

  • LOUIS VAN GAAL