La Fura la monta en el Retiro

'Simbiosis', el último montaje del grupo catalán, termina su gira en Madrid

Madrid Todo es bestial en Simbiosis, el último montaje de La Fura dels Baus. De ello es testigo el Retiro y todos los tranaquilos transeúntes que estos días se han tropezado con una de las giras más aparatosas que se recuerdan en la historia, Rolling Stones incluidos: nada menos que 52 tráiler llegaron el pasado lunes al parque madrileño portando todo lo necesario para este macroespectáculo. Esto es, la estructura de un cubo con lados de 18 metros en el que 59 actores se mezclarán con llamas, agua, viento y tierra.Se trata de un montaje que nace de la colaboración de la firma Mercedes-Benz con el grupo catalán. La empresa de coches ha corrido con todos los gastos. "Muchos se preguntan qué pinta La Fura con una marca de coches. Ellos se dirigieron a nosotros para ver qué podíamos hacer con un cubo de semejantes dimensiones. Ésa era la propuesta y la provocación. Y como nos gustan las provocaciones, aceptamos el reto", comentaba ayer Hansel Cereza, uno de los creadores de Simbiosis, mientras niños en bicicleta daban vueltas alrededor de la enorme estructura.

Era la hora en la que las madres sacan a pasear a los niños. También la del ensayo con los actores que La Fura escoge en cada una de las ciudades a las que llega para que colaboren con ellos en su espectáculo. Lo de trabajar con artistas locales ha sido para este grupo una de las mayores satisfacciones de la gira por 21 ciudades europeas, en las que han tenido 230.000 espectadores, y que ahora finaliza en Madrid.

Lo que no hacen los artistas madrileños es lanzarse desde lo alto del cubo mientras los lanzallamas escupen fuego, unos ventiladores gigantes crean viento y a la vez llueve artificialmente. Eso queda para los escaladores del propio grupo. Para los artistas locales están reservadas seis cabinas en las que se encierran, junto a otros miembros de La Fura y en las que se crean escenas del más puro lenguaje furero. Y el público, que en realidad es todo transeúnte que pase por allí en ese momento, se mezcla con estas cabinas en las que también hay fuego, agua, barro y todo tipo de elementos que hablan entre sí el lenguaje furero.

Ellos definen el espectáculo como la interrelación entre dos mundos: uno micro, que son las cabinas, y otro macro, el que representa el cubo gigante.

Insisten en que la seguridad está garantizada. Ahora más que nunca, ya que Simbiosis va dirigido a todo el mundo. "Partimos de que es un espectáculo que ocupa un espacio urbano. Aquí el público se va a sentir integrado, va a percibir imágenes contundentes", comenta Cereza.

Simbiosis. Paseo de coches del Retiro. Hoy, a las 22.00, ensayo general. Mañana, a las 18.30. Gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de octubre de 1997.

Se adhiere a los criterios de